Estatua y filme para Rockdrigo

jueves, 23 de septiembre de 2010

MÉXICO, D.F., 22 de septiembre (Proceso).- A lo largo de los primeros 10 años del nuevo siglo, la estrella mítica del juglar tamaulipeco Rockdrigo González (1950-1985), compositor de la rola emblemática Estación del Metro Balderas, se negó a declinar, y hoy, gracias a una nueva generación de fans, un culto sin precedente expande su genio y figura.

Así, la memoria de Rockdrigo, El profeta del nopal sobre todo en la Ciudad de México, parece trascender a su propia muerte.
En 1984, el también llamado Sacerdote del rock rupestre le cantó a la “capital de mil formas” su composición Vieja ciudad de hierro en el casete Hurbanistorias. Un año después, durante el terremoto del 19 de septiembre de 1985, el DF se convertiría en su morada final.

Músicos del movimiento rupestre del rock que lideró cerrarán este domingo la cadena de homenajes que, año tras año, organizan familiares, admiradores y demás cuates aquí y en su natal Tampico, Tamaulipas, culminando a las dos de la tarde con una tocada en la calle de Bruselas, Zona Rosa, donde vivían Rockdrigo y su novia bretona Francoise.

Desde su puerto natal llegó el viernes 17 su hermana Genoveva González Guzmán, La Veva, asistente en todos los actos capitalinos de ese día en el Metro Balderas y el sábado 18 en el Centro Cultural José Martí. La albacea legal de su obra declaró a Proceso:

“Como que ha habido más auge por Rockdrigo en esta década, definitivamente. Lo más notorio es que chavitas que no habían nacido en esa época sí que son superfans de él, como los huercos y huercas jóvenes que rondan los 20 años de edad conocen su música y están pendientes de la página oficial de Rockdrigo en internet.

“Muchos de ellos me hablan a menudo por teléfono o mandan correos electrónicos, preguntando si pueden hacer uso de la música de Rockdrigo. Como albacea les digo que por supuesto, y les agradezco que lo sigan moviendo después de tantos años, no me voy a poner a cobrarles derechos de nada.

“Rockdrigo simboliza un fenómeno muy grueso. Uno de los últimos que vino a mi consultorio de terapia sicoanalítica en Tampiquito, desde San Juan del Río, fue Felipe Cabello Zúñiga, de 22 años de edad. Lo hice mi ahijado.”

La Veva anuncia que Salvador Aparicio, Chava Flower, promueve el jueves 23 un homenaje en Monterrey, Nuevo León. Por vez primera se le organizó una noche con música de Rockdrigo en Cancún, Quintana Roo.

Pese a que la mitificación en torno suyo se mantuvo luego de las versiones a Metro Balderas en 1984 por Alex Lora, de Three Souls in Mind (en Simplemente El Tri) y al morir el siglo XX por el conjunto argentino Los Enanitos Verdes, desde hace ocho años el valor de su arte pervive cual realidad tangible, específicamente en la red cibernáutica a través de la dirección www.rockdrigogonzalez.com.mx, sitio “oficial” fundado por el experto en ingeniería de ordenadores Rafael El Jovi Martínez, nacido en el DF en 1970, con aportes del sociólogo Jorge Alonzo.

Pero lo mejor está por ocurrir.

Primero, con la estatua a El profeta del nopal que levantará en las afueras del Metro Balderas el artista plástico Alfredo López Casanova (Guadalajara, Jalisco, 1968), del comité promotor Una llave para Rockdrigo a fin de conmemorar su 60 onomástico el próximo 25 de diciembre.

Y segundo, el cineasta Julio César Estrada (Ciudad de México, 1973) rodará en 2011 una película de ficción dedicada “a la figura iconográfica más importante en la historia del rock mexicano”, producción de su empresa Hilo Negro Films y “guión libre” de Óscar Montero (DF, 1963), hermano de Rafael Montero (DF, 1953), quien dirigió en 2003 el documental de Volcán/Pentagrama Ediciones Rockdrigo: No tuvo tiempo (Proceso 1377).

Asimismo, surgen más interpretaciones de las canciones de Rockdrigo, como el estudio del investigador Adrián Botello Mares (Ciudad Juárez, 1984), egresado de sociología por la Universidad Autónoma de Ciudad Juárez.

Las versiones a sus rolas por noveles de rock u otros géneros tampoco cesan.

La hija distante

Una ausencia notoria en las conmemoraciones por estas fechas ha sido la de Amanda Lalena González Escalante (Tampico, 2 de agosto de 1979), hija única de Rock­drigo, quien hace dos años conquistó el ambiente artístico convertida en La reina de la anarcumbia bajo el seudónimo de Amanditita.

Fans de ayer y hoy la critican sin piedad, con la idea de que su padre fue rocanrolero y “debe andar retorciéndose de coraje en la tumba” si viera a su pequeña bailando “cumbias anarquistas” en la televisión comercial que él tanto detestaba. Su tía La Veva justifica:

“Ella se fue a vivir a Los Ángeles, California, donde ha estado trabajando tranquilita. Salió de México escapando de los fans de Rockdrigo pues la gente de verdad fue excesivamente grosera con ella. ¡La raza es muy gruesa y la recibió muy, pero muy mal! Sufrió un mundo de agresiones y cuestionamientos de por qué andaba de cumbiera.

“Y ya ves que Amanditita es muy notoria, bastante evidente, cualquiera sabe quién es y es fácil de detectar. Esos insultos la traen muy ciscada y no falta o sobra algún loco que quiera dañarla. Mejor no vino a los homenajes en México que organiza el comité Una llave por Rockdrigo.”

Al concluir 2002, Amanda Lalena recibió el fallo legal a su favor como heredera universal de la obra de su padre. Entrevistada al inicio de 2003 (Proceso 1367), señaló:

“Para mí es una flojera absoluta ser ‘la hija de’ (Rockdrigo). Yo soy escritora, tengo una novela que estoy editando y gané un premio literario en Monterrey. He hecho cosas en mi propia línea y soy Amanda Lalena, no la hija de nadie…

“Voy a hacerme cargo de una obra que no es mía, tengo que ver cómo la distribuyo, que llegue efectivamente a la banda… Me gustan sus letras y no me ha afectado que él sea él. Me ha afectado lo que ha girado alrededor de él... Todo esto de mi papá ha sido como una bola de nieve creciendo, no es para que se derrita con un encendedor, ¿no? Si no me quita tiempo, voy a estar allí; pero en el momento que interfiera en que yo tenga que tomar una elección entre mi papá o algo mío, voy a hacer lo mío.”

Veva informa a su vez:

“Ediciones Pentagrama es la disquera oficial, los cuatro discos que publicó los siguen editando, no sé si sacarán más. Y de las regalías, ¿qué te puedo decir? Es una cantidad simbólica de 2 mil 800 pesos que cada mes me otorgan a mí desde 2008.

“Todavía estaba vivo mi papá (Manuel González Sámano, el heredero), quien murió en 2007, un año después de mi mamá (Angelina Guzmán) y mi hermana Elsy en 2008, pero, bueno… Nunca he hecho con Modesto López de Pentagrama ajuste de nada, no lo considero necesario. De una forma u otra, ellos mantuvieron siempre a Amandita, ¿verdad?”

–¿No hay novedades?

–No. Lo último que supe fue sobre que Modesto iba a rescatar unas 70 canciones que Rockdrigo grabó en dos cintas. Yo sostuve una última conversación con José Xavier Návar por teléfono hace tres años y no supe más qué onda con él. La neta, te voy a decir sus palabras textuales: “¡Las cintas me las regaló a mí!”.

“Así me dijo por teléfono Pepe hace tres años y yo ya no le he vuelto a buscar ni me interesan las broncas. Si en tantos años no las ha entregado a Amanda Lalena como prometió, no sé qué quiere el señor éste, y si es un chiste suyo, no lo entiendo. Pero me quedó lo que quiso decir, algo así como: ‘Me regaló las cintas a mí y yo hago uso de ellas cuando quiera y como quiera’. Paz y amor.”

De película

Para la cinta de ficción sobre Rockdrigo, Julio César Estrada piensa en el actor José Ángel Bichir como protagonista. Invitará a Amanditita y solicitará las cintas perdidas del cantor rupestre a Návar (Proceso 985).

“Yo espero que a finales de noviembre esté listo el guión de mi mancuerna Montero para rodar la película en 2011. Ya tenemos algunas locaciones vistas aquí en el DF, y en el Estado de México, donde hay zonas que todavía pintan como aquellos años ochenta. Queremos hacer una buena carpeta para solicitar apoyos, y a finales de año tener listo nuestro proyecto.

–¿Cómo retratará esta película de ficción a Rockdrigo?

–Todo artista tiene su lado oscuro. Por lo que he leído e investigado, y por la gente que lo conoció y con la que platico, me llega una convergencia, un vacío, una cierta soledad que se filtra en algunas de sus canciones. La soledad de Rockdrigo se refleja en esas letras y será un punto básico que habrá que tocar en la cinta biográfica.

“Estoy muy emocionado con el proyecto de hacer una película de un ícono del rock nacional, pues no se ha filmado en México nada así. Crecí con su música gracias a mis hermanos, en mi niñez recuerdo haber escuchado o visto a Rockdrigo en concierto, la verdad es que tengo un recuerdo muy vago; pero todas y cada una de sus rolas que oí me gustan desde entonces. Estamos muy prendidos y contentos de darle vida al Profeta del rock, imaginando qué hubiera pasado si no hubiese muerto en los simos de 1985.”

Rockdrigo monumental

Mostrando los bocetos de la escultura que elabora en su estudio del Centro Histórico capitalino para Rockdrigo, el artista plástico tapatío Alfredo López Casanova relata:

“La idea del monumento surgió desde hace un año a través de un grupo de chavos y otros no tanto, quienes en las afueras del Centro Cultural José Martí, en la Alameda Central de la Ciudad de México, desde septiembre de 1996 hacen homenajes a Rockdrigo González. Su principal promotor es Miguel Ángel Franco, del conjunto de rock La Tía de las Muchachas.

“Yo llegué al DF en 2006 para realizar una maestría en la Academia de San Carlos y me los topé, platicamos acerca de la escultura pues llevaban tres años con la idea, y por el mes de mayo cinco amigos decidimos constituirnos en el comité promotor Una llave por Rockdrigo, reforzar la campaña de acopio y organizar toquines, incluyendo los del 25 aniversario en el DF.”

Este proyecto ha significado “toda una aventura”, refiere López:

“Yo no voy a cobrar mi mano de obra; pero el costo de fundición y de materiales ronda los 150 mil pesos. Inti Muñoz, del Fideicomiso del Centro Histórico, prometió entrarle con la mitad, es decir, 75 mil pesos.”

Y concluye:

“Ninguna delegación defeña nos ha apoyado, pero Los Faros culturales sí han mostrado gran generosidad en el acopio de llaves para mi escultura.”

Comentarios