Pinoxcho Emo

viernes, 24 de septiembre de 2010

MÉXICO, D.F., 24 de septiembre (Proceso).- En el teatro Isabela Corona se presenta la obra para niños y jóvenes Pinoxcho Emo, un interesante trabajo que integra a actores con muñecos realizados con diferentes técnicas, proyecciones, juegos de luz y música. Denisse Zúñiga en la dramaturgia trabajó con la compañía Figura T, encabezada por Emmanuel Márquez, para construir una versión contemporánea del recorrido mítico de Pinocho, cuento escrito en 1882 por Carlo Collodi.

Pinoxcho Emo narra la travesía de un muñeco que surge de un tronco de madera, manipulado por dos jóvenes. Los actores con vestimenta dark le dan carácter a la obra y corresponde a la oscuridad que se necesita para el juego de la manipulación.

La música de rock, metal y punk, entre otros, es un elemento fundamental en la obra, así como los signos simbólicos y anecdóticos, ya que la expresión verbal está ausente. La creación de atmósferas, por tanto, resulta fundamental, lo que este trabajo logra con éxito. El sonido acerca a los jóvenes porque escuchan música al tiempo que van visualizando espacios, situaciones, juegos de luz y diferentes maneras de usar los muñecos. Son testigos de los diferentes episodios por los que pasa Pinocho en la búsqueda de su identidad, de su camino. La problemática está cerca de ellos, aunque lo disfruta todo público. La belleza de las imágenes y la sorpresa por el ingenio en la transformación y uso de los objetos, en la construcción del muñeco y en el juego con las perspectivas, nos va envolviendo en un universo visual donde las tribus urbanas y lo que cotidianamente viven dan el contenido social a la obra. Y vemos a la mujer con brazos alados de vampiro que se ve en un espejo vacío, y después en él aparece un muñeco a imagen y semejanza suya, pero con otra proporción que vuela por el lugar. Los efectos de la piedra se nos revela en proyecciones sicodélicas en diferentes niveles. Y la ballena es un gigantesco pez a la manera de los dragones chinos, donde Pinocho, en miniatura, es aventado por Pinocho manipulador.

Pinocho busca y experimenta, se pierde, se ausenta de él mismo, cae y se levanta. Y se encuentra en ser roquero, y su padre está orgulloso. En una emotiva escena se vuelve hombre, y el muñeco de madera es sustituido por su manipulador al cual todavía le quedan vestigios de algún palo que saca de su manga.

Denisse Zúñiga, la dramaturga, consigue una historia consistente y metafórica, que contiene y permite que Emmanuel Márquez y el grupo de actores exploten su creatividad. Emmanuel Márquez ha dirigido un sinnúmero de espectáculos dentro de esta misma búsqueda, como Alicia en el país de las alcantarillas, La pequeña Mozart y De la oreja al corazón. Ahora, con la Compañía Figura T, están a cargo del teatro Isabela Corona dentro del programa de Teatros para la Comunidad Teatral del Fonca y del IMSS, orientando sus producciones al público infantil y juvenil.

Pinoxcho Emo, con más de 10 actores en escena y un sinfín de recursos lúdicos, es una obra de calidad que se presenta los sábados a las 18 horas hasta el 28 de noviembre.