Va Biutiful por dos Óscares; es un privilegio dice Iñárritu

martes, 25 de enero de 2011

MÉXICO, D.F., 25 de enero (apro).- El cineasta mexicano Alejandro González Iñárritu, cuyo filme, Biutiful, fue seleccionado para Mejor Película en Lengua Extranjera de la edición LXXXIII de los Premios Oscar, dijo sentirse “muy contento, muy honrado y privilegiado de representar a mi país”.
En entrevista con apro, González Iñárritu señaló, además, que la sección en la que participa es la que históricamente le parece más atractiva: “Es un buen podio” y, “dada la naturaleza de la película, que es dura, ya que no es el filme tradicional para la academia”, eso “a mí y a Xavier (Bardem) nos hace muy felices.”
El actor español también entró a la terna para Mejor Actor por su interpretación en Biutiful, con la cual, por cierto, ganó en el Festival de Cannes el año pasado en la misma categoría. Ambos “nos texteamos (sic) por la mañana, él está exhausto y orgulloso”, contó El Negro González Iñárritu vía telefónica desde las oficinas de la productora cinematográfica en Los Ángeles, California.
Las cuatro películas filmadas por González Iñárritu han sido nominadas al Oscar. Amores Perros compitió para “Mejor Película Extranjera” en 2000, y Babel tuvo siete nominaciones, de la cual ganó Mejor Edición de Sonido. Con 21 Gramos concursó en 2003 como Mejor Actor y Mejor Actriz de Reparto.
En el largometraje Biutiful --producido por Menage Atroz (México) y Mod Producciones (España) con Ikiru Films, en asociación con Focus Features International, Televisión Española y Televisión de Catalunya-- se cuenta la historia de Uxbal (Bardem), un hombre desesperadamente solo que intenta sostener el equilibrio entre la complicada supervivencia dentro de un barrio marginal y la lucha por salvaguardar el futuro de sus pequeños hijos, quienes viven a la deriva.
Apenas en diciembre pasado Biutiful participó en la terna como Mejor Película Extranjera en la 68 edición de los premios Globo de Oro (Golden Globes Awards), otorgada por la prensa extranjera acreditada en Hollywood, aunque no ganó; los Globos son conocidos en Hollywood como la antesala de los Oscares.
In a better world de Dinamarca, Outside the low de Argelia, Dogtooth de Grecia, e Incendies de Canadá son las rivales de Biutiful. El cineasta calificó el camino hacia la nominación como “complejo, pero democrático, hasta donde puede ser eficiente una democracia”, y contó que para la selección se forman diferentes grupos en Los Ángeles, que ven “una cantidad importante de películas, se encierran un fin de semana entero para volver a discutirlo y eligen cinco”.
Sobre la posibilidad de que el 27 de febrero su cinta sea escogida, González Iñárritu responde:
--No lo sabremos hasta el día de la votación. Ni en el cine ni en los toros hay palabra, no hay garantía… me gustaría contestar. Ahora que, la verdad, es ya muy padre haber recibido este reconocimiento, fueron cuatro años de trabajo.
--¿Pensó ganar alguna vez un gran premio o estar en competencia por los más grandes?
--Quizá cuando era pequeño, que tienes la ilusión de ganar el torneo de tenis de Wimbledon o de querer ser como Superman. Para mí esa categoría de cine extranjero me parece un buen podio.
--Sí, se cuestiona el carácter comercial del Oscar.
--Sí, por eso digo que en película extranjera es una naturaleza distinta, hay una apertura.
--¿En qué trabaja ahora?
--Varias cosas interesantes, pero nada definido.
--¿Algún otro largometraje?
--No por ahora… ya se los haré saber.

Mientras tanto, Bardem, ganador del Oscar por No Country for Old Men en 2009, tendrá como su competidor más fuerte a Colin Firth, protagonista del film sobre la vida del padre de la reina Isabel II, el rey tartamudo Jorge VI de Inglaterra, a quien los expertos en los premios dan como seguro ganador de la estuilla dorada el próximo 27 de febrero en Hollywood.

Jeff Bridges logró una nominación en la misma categoría que Bardem por su papel en el western de los hermanos Coen True Grit, al igual que Jesse Eisenberg por The Social Network y James Franco en 127 Hours.

México, ha competido por el premio a la mejor película extranjera, en siete ocasiones. En 1961 con Macario de Roberto Gavaldón; en 1962 con Ánimas Trujano de Ismael Rodríguez; en 1963 con Tlayucan de Luis Alcoriza; en 1973 con Actas de Marusia de Miguel Littin; en 2001 con Amores Perros de Alejandro González Iñárritu; en 2003 con El crimen del Padre Amaro de Carlos Carrera y finalmente en el 2007 con El laberinto del Fauno de Guillermo del Toro.