Mérida: Polémica por contratación de Juanes

viernes, 28 de enero de 2011

MÉRIDA, Yuc., 28 de enero (apro).- El cantautor y activista colombiano Juanes fue declarado esta tarde “meridano de honor y mensajero de paz” por el cabildo local, donde este sábado ofrecerá un concierto en el Paseo de Montejo, al que se espera la asistencia de 80 mil espectadores.

En sesión solemne de cabildo, a la que no acudieron los regidores panistas en un acto de rebeldía por la erogación de 6 millones de pesos que pagó el ayuntamiento para la contratación del artista, la alcaldesa priista Angélica Araujo Lara dio al músico la bienvenida a la “ciudad blanca, a la ciudad de la paz, a la gran casa que es Mérida”.

Juanes fue contratado por el ayuntamiento para clausurar el Festival de la Ciudad de Mérida, que en enero pasado fue declarada por Naciones Unidas la “Ciudad de paz”.

El artista llegó aproximadamente a las dos de la tarde a la ciudad y enseguida fue trasladado al palacio municipal, ubicado frente al zócalo de la ciudad, donde decenas de sus admiradores lo esperaban desde temprano.

Su aparición provocó una gresca entre la policía, reporteros y sus fans, quienes intentaban ingresar a la sede municipal.

Superado el incidente, el cabildo entró en sesión. El regidor Álvaro Omar Tacho leyó el acta donde se le nombró ciudadano distinguido y mensajero de la paz de esta ciudad, “por su decidido apoyo a las causas humanitarias, su vocación pacifista y su impulso a la cultura”.

Posteriormente, la presidenta municipal le impuso al cantante un fistol emblemático que horas más tarde se extravió y luego se recuperó, sin que las autoridades aclararan si se perdió o le fue hurtado.

“¡Bienvenido Juanes a la ciudad más segura de todo México, a la tierra de la trova, música y poesía, a la capital de México con el mayor porcentaje de población indígena en todo nuestro país!”, dijo Araujo Lara a Juan Esteban Aristizábal Vázquez, nombre real del músico.

La alcaldesa añadió que gracias a la presencia del compositor, arreglista y activista colombiano, “Mérida estará ocupando nuevamente un lugar privilegiado en el mapa turístico nacional e internacional”, y agradeció al colombiano “por ser portador de un mensaje de paz de esta tierra de armonía y concordia”.

Destacó que en el concierto que ofrecerá este sábado 29 el cantante, “serán unos 80 mil corazones cantándole al mundo que la paz entre pueblos y entre hermanos es posible, que la paz puede ser lo que guíe a nuestra sociedad, al futuro que queremos y que queremos heredarles a nuestros hijos”, recalcó.

“Mañana por la noche, nosotros, todos unidos como miembros de una gran familia, vamos a decirle al mundo que podemos renovarle el rostro a esta parte de México”, expresó Araujo Lara.

En el acto, Juanes mostró su beneplácito por compartir con los meridanos su tiempo, su música y sus ideales por la paz y la justicia. Luego firmó el libro de visitantes distinguidos.

Posteriormente, dio una conferencia de prensa en la que dijo que Mérida le inspira para escribir canciones, pues es un lugar mágico, con mucha energía. También resaltó su gusto por la comida mexicana.

También abordó el tema del narcotráfico, que aqueja lo mismo a su país que a México, y en ese sentido se pronunció por cambiar “la mentalidad de nuestros hijos para resolver los problemas del futuro”.

Juanes fue llevado después por sus anfitriones a la comisaría meridana de X’cunyá para atestiguar, junto con la gobernadora Ivonne Ortega Pacheco, el arranque del programa “Red Solidaria”, con el que el ayuntamiento de Mérida busca abatir los índices de desnutrición y rezago en las 47 comisarías y colonias populares de la capital yucateca en beneficio de 12 mil familias marginadas.

Ahí, el gobierno estatal puso en marcha un huerto orgánico, como parte de un proyecto impulsado por Naciones Unidas desde 2008.

Seguidos por unos 800 pobladores, Ortega Pacheco, Araujo Lara  y Juanes colocaron la primera piedra de lo que será el comedor-cocina de la escuela primaria “Emiliano Zapata”, y luego visitaron la casa de Elda María Cumí Cab, en cuyo patio sembraron semillas para hortaliza.

En esa comunidad, donde el cantante se dio tiempo para saludar a la población, firmar autógrafos y fotografiarse con quien se lo solicitaba, se percató que el fistol que le fue colocado horas antes había desaparecido de su camisa.

“¡Mi medalla!”, exclamó angustiado.

Con ayuda de sus escoltas revisó el terreno en busca de la prenda, que no apareció.

“Lo que vale es lo que representa”, lamentó Juanes, quien en 2008 ya había sido robado en Mérida, en el hotel donde entonces se alojó.

Para resarcir la pérdida, la alcaldesa prometió reponérsela.

No fue necesario. Por la noche el ayuntamiento informó que el distintivo fue recuperado en el poblado donde se perdió y le sería devuelto al músico.

Sin entrar en más detalles, se explicó que el director de Cultura, Roger Metri, se quedó en la localidad para hacer averiguaciones y recuperó la medalla.

 

mav

-fin de texto-

Comentarios