"Lados: Los del actor"

martes, 11 de octubre de 2011
MÉXICO D.F. (apro).- La Compañía Nacional de Teatro (CNT) ofrece un nuevo ejemplo de sus posibilidades creativas a través de Lados: los del actor, espectáculo de creación colectiva a cargo de Emma Dib, Érika de la Llave, Carmen Mastache y Luis Rábago, integrantes del elenco estable de la CNT, en colaboración con el director español Alberto García, creador de El Curro DT, modelo de gestión y producción en la escena alternativa de Madrid. El proceso de laboratorio para la creación de Lados: los del actor inició con la lectura por parte de Alberto García (denominado directorprovocador) de una vasta antología teatral que abarca 120 títulos de 50 autores, desde Manuel Othón hasta Jaime Chabaud. El inicio de este ejercicio derivó, entre muchas otras cosas, en lo que los integrantes del proyecto definen como un modesto y actualizado homenaje al buen teatro mexicano, a través de enunciaciones poéticas de elementos de las obras El pequeño caso de Jorge Lívido, de Sergio Magaña; Los frutos caídos, de Luisa Josefina Hernández; La señora en su balcón, de Elena Garro; Cada quién su vida, de Luis G. Basurto y Las cosas simples, de Héctor Mendoza. Sin embargo -explica el directorprovocador- hablar de teatro mexicano fue un pretexto para hablar de situaciones sociales como el narcotráfico, la inseguridad y la macroeconomía y plantear preguntas como cuál es el sentido de hacer teatro en una sociedad donde la realidad puede ser más dramática que cualquier ficción. La dramaturgia de la obra se integró con base en la creación de un soporte digital o videoblog (ladosdelactor.wordpress.com) en el que el directorprovocador lanza detonadores para que los actores respondan con un impulso creativo para volcarlo en el blog y compartir sus pequeñas obraexperiencias, que a la vez funcionan como bitácora de trabajo y composición on line. Los resultados se vierten en las funciones (sesionesescénicas) que se realizan actualmente en el Foro de las Artes del Centro Nacional de las Artes, en las que se comparte la experiencia con los espectadores, confrontando lo que denominan como límitesyfronteras entre la realidadyficción. Se trata de un producto complejo, en permanente construcción, en el que otra de las premisas es la redefinición del papel del actor en el teatro mexicano. “Los actores que se han ocupado de encarnar las grandes puestas en escena y que, no nos engañemos, en muchas ocasiones las han defendido y caso estructurado desde su dramaturgia interpretativa, ¿quedarán a merced del llamado, de un director, de una audición, una prueba televisiva o en el mejor de los casos, un homenaje posmortem a la labor de ‘toda una vida’? ¿El teatro mexicano les reconocerá el protagonismo que, indiscutiblemente, mer

Comentarios