Tablada y la danza

martes, 11 de octubre de 2011
MÉXICO, D.F. (apro).- Sophie Bidault llegó a México de Francia con su tesis de doctorado sobre Nellie Campobello y la literatura, y se quedó embelesada con el mundo de las letras mexicanas. A doce años de su llegada, Bidault presenta este miércoles 12 en el Teatro Coyoacán su nueva creación, el libro: La escenificación del cuerpo en las crónicas modernistas de José Juan Tablada. Y define a Tablada como un gran modernista, en especial un gran simbolista, movimiento que difundió los principios de una nueva modernidad “que harían suyos los modernistas bajo el estandarte de Rubén Darío. A la descripción seca de la realidad, los simbolistas prefirieron la sugestión y la alusión que preserva el misterio. “Buscaban un lenguaje que por la fuerza sugestiva de la imagen y su musicalidad fuera capaz de aprehender la realidad secreta que se disimula tras las apariencias.” En entrevista con apro, la doctora en letras hispánicas explica que la idea de hacer el proyecto le surgió del “enamoramiento que siente por el siglo XIX: “Había trabajado el siglo XIX con Gutiérrez Nájera que inicia el modernismo y me fascinó su fascinación por todas las divas que llegaban de Francia me pareció muy interesante estudiar la influencia francesa que es definitiva en la cultura de México en el siglo XIX Tablada sigue de cerca escribe en el fin de siglo. “Me acerqué a los personajes de la Belle Epoque y pude leer sus crónicas y su interés por los personajes y esas mujeres aparecen en sus crónicas, Loie Füller Nijinsky y muchos otros ecos múltiples de la cultura modernista.” --¿Cuánto tiempo tardó su investigación? --Empecé hace a leer e investigar hace dos años dos años, eso incluye la escritura y un año más para publicar. Espero que no parezca demasiado obsoleto ahora que sale. --¿Cómo llegó a México? --Hice mi doctorado en letras españolas en Francia, vine al Cenidi- Danza, y Maya Ramos mostró cierto interés en mi obra, en Francia comencé con lenguas. --¿Cómo se incorpora a la danza? --La danzase liga muchísimo a la literatura, a través de la literatura se habla mucho de danza y de artes escénicas. Me interesa como un escritor puede escribir sobre la danza en sus aspectos simbólicos. Al principio mi conocimiento de la danza era escaso, pero con el tiempo he ido aprendiendo. --Usted habla de que Tablada se interesaba más en el cuerpo en su densidad simbólica. ¿Qué quiere decir con esto? --Hablo de la densidad simbólica y mítica del cuerpo, hago a referencia a su estética. En el símbolo no importa tanto el cuerpo si no lo que simboliza ese cuerpo la importancia que toman personajes como la femme fatal. Cuando Tablada ve a Carolina Otero no ve su danza sino lo que ella simboliza en su misterio. El erotismo es un aspecto sumamente, importante. El cuerpo no importa sino en su densidad misteriosa. ¿Qué hay detrás de ese cuerpo? Hay un misterio. “Por eso yo hablo en mi libro de un itinerario que va trasformando la visión de Tablada. En el modernismo el arte es un mundo alterno, el sobresalto y los cuerpos que ve bailar son un enigma. Tablada trata a Vaslav Nijinsky como in misterio a develar, se interesa poco por el baile, y con sus propias referencias va creando su propia coreografía va descubriendo secretos cuando describe la indumentaria, las formas que cubren su cuerpo y la clave para es la carga erótica es muy fuerte. “También interviene ahí el esoterismo, Nijinsky es profundamente misterioso, las formas que dibuja el fauno, para mi fue uncomo entrar un poco a un laberinto, yo misma tuve que cambiar, al releer fui descubriendo más cosas.” Erotismo Explica Bidault que es fundamental entender al erotismo al leer a Tablada: “A diferencia de la sensualidad casta de los primeros románticos, el erotismo decadente es un leimotiv más tenebroso; aleja de la realidad y eleva al artista hacia cumbres inexploradas de la mitología, tiende a un idealismo descarnado o a un hedonismo perverso. “La mujer es el instrumento simbólico preferido del novecientos, el centro de sus obsesiones y sus juegos esotéricos. Bajo la cultura intensiva de la curva y del esoterismo contemporáneo fue asimilada a la flor de los jardines místicos del art noveau, donde se convirtió en lirio blanco salpicado de sangre o en orquídea devoradora del otro sexo.” Dividido en tres partes, el libro estudia en la primera a Loie Füller porque “ahí el cronista desenmaraña la trama sofisticada de una danza compenetrada por el espíritu científico y mágico de su tiempo. En la segunda parte están en las crónicas de Japón donde el artista intentó restituir el carácter misterioso del arte japonés, por el cual tuvo una predilección especial.” La investigadora concluye la tercera parte con las crónicas de París, “últimas y dramáticas mises en scène sobre la muerte del modernismo: “Tablada expresa en ellas la conmoción de una tragedia personal, con estilo decadente mediante una danza macabra en la que baila con los iconos de una literatura moribunda, en un mundo en plena mutación.” Y agrega Bidault: Tablada era muy talentoso decidió pintar su propio cuadro e hizo su propia coreografía, el modernismo en México fue difícil de abarcar son cosas muy nuevas para mi pero fascinantes, por ejemplo ha desaparecido la estética art nouveau, lo excéntrico.”