Asesinos con demasiado corazón

martes, 25 de octubre de 2011
MÉXICO, D.F. (apro).- Jason Statham, Clive Owen y Robert De Niro protagonizan Nacidos para matar (Killer Elite, EU-2011), una cinta bastante dominguera dirigida por Gary McKendry, llena de asesinatos, intriga y camaradería con mucha miel. Todo comienza cuando Danny (Statham), miembro de un grupo de operaciones especiales, realiza un trabajito junto a sus compañeros Hunter (De Niro) y Davies (Dominic Purcell), en donde la vida de un niño es puesta en riesgo. Algo ocurre en la mente de Danny que lo invita a dejar esa peligrosa vida de lado y vivir en la tranquilidad del hogar. Y al parecer eso puede ser posible, pero resulta que un Sheik musulmán, con grandes intereses petroleros, secuestra a Hunter, mentor de Danny, con la intención de que éste realice una serie de asesinatos para él. Es decir, como en el típico dicho, “La última y nos vamos”; Danny mata a los que tiene que matar a cambio de dinero y de que liberen a su amigo. Pero resulta que se topará con un grupo secreto de operaciones especiales liderado por Spike (Owen). ¿Cómo, cuándo y por qué? Es todo un enigma, pero lo único de lo que Danny puede estar seguro es que eso huele a traición. En cuestiones de intriga y acción, no hay queja alguna, la película es bastante amena, al menos hasta que se acerca la parte final. Pero el desarrollo de personajes y la trama importan poco. En cuanto a los personajes se refiere es prácticamente nulo, y la resolución de los conflictos resulta bastante apresurada. Y, lo peor, el final es bastante cursi. Las actuaciones de los tres son bastante normalitas, tirándole a “hago esto porque me pagan”, aunque al final de cuentas tampoco resultan desagradables. ¿No tiene nada que ver y le gusta admirar a hombres rudos matándose entre sí, con intriga política detrás? Pues vaya a ver Nacidos para matar, pero sin muchas expectativas; piense que sólo es para pasar el rato.

Comentarios