Nace el canal "Pánico" de TVC Network

martes, 25 de octubre de 2011
MÉXICO, D.F. (apro).- Por fin nació un canal de cine de terror, ese género cinematográfico que se caracteriza por provocarle al espectador sensaciones de pavor, miedo, disgusto, repugnancia y horror. Lo lamentable es que no se presente en un canal abierto para toda la gente, pues sólo podrá verse por cable, en TVC Network, bajo el título de Pánico. El cine en cuestión se centra en una fuerza maligna, evento o personaje de origen criminal o sobrenatural, y la literatura ha influido mucho en las historias, supersticiones y leyendas tradicionales. No obstante, todo se debe a la novela de terror que surgió a la mitad del siglo XVIII. Los personajes más conocidos son los vampiros, hombre lobo, momias, fantasmas, brujas, zombis, y quizá Frankenstein sea el más querido. Los espacios más comunes donde se desarrollan los relatos son los panteones, casas abandonadas, viejos castillos, ruinas, laboratorios y el bosque. Las bandas sonoras de esos largometrajes son importantes por densas, como sucedió con Psicosis y Tiburón, donde se desarrollaron muchos efectos de sonidos, sin duda importantes en esta cinematografía, porque deben desatar la adrenalina, sudor frío, e incluso tienen que causar aceleramiento cardiaco. Al final puede reinar el consuelo o el desconsuelo. Se dice que el cine de terror nació sin querer con los hermanos Lumiére en 1896, con la cinta La llegada del tren. Como el cine era una tecnología novedosa y desconocida, una toma de la llegada de un tren causó pavor al espectador de entonces. En esa toma se muestra la llegada del tren, que parecía se iba a salir de la pantalla para arrollar al público, que gritaba y escapaba de la sala aterrorizado. Sin embargo la primera cinta pensada con terror se rodó en 1910. La hizo J. Searle Dawley, para los estudios Edison, sobre el mito de Frankenstein. En ese tiempo también surgió el filme El jorobado de Notre-Dame (1923), de Wallace Worsley, y luego El fantasma de la ópera, de Robert Julian. Ya en el siglo XX, el director alemán Marnau (1889-1931) creó Nosferatu, el vampiro (1922). De allí surgieron muchas películas de vampiros, las más famosas las hicieron Werner Herzog y Francis Ford Coppola. En los años treinta se desataron los monstruos como King Kong, de Merian C Cooper y Ernest B Shoedsack. En los cincuenta, sesenta y setenta, la productora británica Hammer gobernó con estos largometrajes. Alfred Hitchcock, el maestro del suspenso, hizo Psicosis y Los pagaros en los sesenta. Román Polaski rodó La semilla del diablo. Luego el Halloween acaparó los largometrajes. En los setenta impresionó La matanza de Texas, de Tobe Hoope, y La profecía, de Richard Donner. En los noventa, Neil Jordan hizo Entrevista con el vampiro. En el 2000 sólo se han hecho remakes, no hay nada nuevo, pero eso sí con mucha sangre. Ya no hay creatividad. En México este cine tuvo su auge en los años sesenta con La Llorona y lobos. El Santo impulso esté género. Sin duda, Pánico gustará a los jóvenes, que son quienes más siguen estas historias.

Comentarios