Luto en las letras: fallece el poeta y escritor Daniel Sada

sábado, 19 de noviembre de 2011
MÉXICO, D.F. (apro).- Unas horas después de que fuera anunciado como uno de los ganadores del Premio Nacional de Ciencias y Artes 2011, el escritor y poeta Daniel Sada Villarreal, de 58 años, falleció ayer viernes a las 23:00 horas debido a una enfermedad renal que padecía desde hace varios años como consecuencia de la diabetes. Sada no se enteró que fue galardonado, pues su esposa Adriana Jiménez decidió no darle la buena nueva por temor a que la sorpresa le causara algún impacto negativo en su salud. El escritor estaba internado en el Hospital Primero de Octubre del Issste, en la Ciudad de México, desde el miércoles pasado. Daniel Sada Villarreal nació en Mexicali, Baja California el 25 de febrero de 1953 y con su muerte deja una amplia y rica herencia literaria. Fue becario del Centro Mexicano de Escritores en 1978 y sus tutores fueron Juan Rulfo y Salvador Elizondo. Era licenciado en Periodismo y Letras Hispánicas, además de que fue catedrático en la Universidad de Zacatecas y profesor en diversas instituciones universitarias. Autor de tres libros de poemas, cinco de cuentos y nueve novelas, su obra Porque parece mentira la verdad nunca se sabe, le mereció en 1999 ser considerado un renovador de la narrativa mexicana. Otros títulos de sus novelas son: Una de dos, La duración de los empeños simples, Luces artificiales y Casi nunca. De entre sus poemarios destaca Los lugares y El amor es cobrizo. Sada tenía fama de ser un escritor obsesivo y asiduo lector, además de apasionado del beisbol. Era también amante del buen comer y un hábil jugador de ajedrez. Hace unos meses apareció su novela A la vista, y su editor tiene ya en sus manos otra, lista para publicar: El lenguaje del juego. Apenas ayer la Secretaría de Educación Pública (SEP) dio a conocer los nombres de los ganadores del Premio Nacional de Ciencias y Artes, entre los que se encontraba Sada en el campo de Lingüística y Literatura junto con José Agustín Ramírez Gómez.

Comentarios