El Festival de Sinaloa

miércoles, 2 de noviembre de 2011
CULIACAN, Sin. (Proceso).- El Festival Cultural Sinaloa (FCS) 2011 comenzó con el pie derecho en Culiacán con una representación de la ópera Madama Butterfly (1904) de Giacomo Puccini (1858-1924), dirigida por nuestro mejor concertador en este género: Enrique Patrón de Rueda, quien no sólo es un experto en ópera sino en Puccini. En el rol principal actuó Violeta Dávalos, hoy por hoy la mejor intérprete nacional de este difícil y hermoso personaje. Debutó el joven Amed Liévanos en el papel de Sharples, muy bien cantado y actuado. Este barítono ganó el primer lugar en el pasado concurso de canto de Sinaloa, y las representaciones son parte del premio. Carlos Galván interpretó un muy correcto Pinkerton. La puesta en escena de David Attie, hermosa, llena de aciertos, no estuvo exenta de algunos tropiezos: ¿qué hacían tantísimos niños sobre el escenario en la escena final donde sólo deben estar Cio-cio San y su hijo? Los modernos juegos de luces del iluminador y escenógrafo Chucho Hernández, de lo más artísticos, bella escenografía pero con un muy incómodo declive de más de 30º del piso, lo que ocasionó que los actores y cantantes caminaran con dificultad. Hace tiempo que Sinaloa produce sus propias óperas y de muy buen nivel, empleando mucho talento local: orquesta, coro, director, maquillistas, etc. En esta Butterfly, Patrón de Rueda (mazatleco) dirigió a la Orquesta Sinfónica de Sinaloa (Ossla), sonido redondo y cálido, magnífica agrupación que este año cumple su décimo aniversario y lo celebra dentro de este festival tocando el Concierto No. 1 para piano de Tchaikovsky (1840-1893), a la batuta su director titular, Gordon Campbell, y la pianista polaco-mexicana Eva María Zuk. Este reluciente FCS se desarrolla en las ciudades de Navolato, Los Mochis, Mazatlán, Escuinapa, Guamúchil, Guasave, Culiacán y El Rosario durante los días 19 al 30 de octubre. Once días de una verdadera vorágine de cultura: cine, danza, ópera, sinfónica, fotografía, instalación coreográfica, conferencias, clowns, exposiciones, teatro, conciertos, y un largo etcétera donde podemos disfrutar del trabajo de artistas sinaloenses, así como nacionales y extranjeros: Canadá, Corea, Cuba España, Francia, Rusia, Siria y Suecia. De Corea viene la prestigiada soprano Sumi Jo, quien actuará acompañada por un pianista el día 30, durante la clausura. Observamos una ciudad de Culiacán tranquila, próspera, alegre, muy dinámica e increíblemente hospitalaria, atenta; felices de estar celebrando este festival, además de la Liga Mexicana del Pacífico en el beisbol. La asistencia a los eventos es ideal. Localidades agotadas por todo tipo de gente: niños, adultos, pobres, ricos… pantalla gigante al exterior para los que no cupieron, y todos alegres de estar aquí. El aplauso y el entusiasmo al final de cada evento es de lo más gratificante, y la calidad de primera. Lástima que este festival coincide con su vecino, el Internacional Cervantino, pues de alguna manera uno y otro se disputan al público; si lo realizaran unos días antes o después, la gente podría cómodamente asistir a ambos.

Comentarios