Villoro estrena libro de cómics

jueves, 24 de noviembre de 2011
MÉXICO, D.F. (apro).- Un adolescente busca con gran afán reencontrarse con el pasado de su padre, un piloto aviador dedicado a encontrar zonas arqueológicas muerto en circunstancias enigmáticas. Es La Calavera de Cristal que Juan Villoro y el historietista Bernardo Fernández hicieron al alimón en una suerte de novela gráfica que el escritor y periodista venía soñando hacer desde los años noventa. Entrevistado por Apro unos minutos antes de presentar la historieta en la librería Gandhi, Villoro, actualmente profesor de Literatura Latinoamericana en la Universidad de Princeton, explicó que su saga para lograr su nueva publicación se inició en 1992, cuando junto con el cineasta Nicolás Echeverría trataba de levantar un proyecto de documental, primero televisivo y luego cinematográfico sobre el pasado mexicano: “Era la época en la que se celebraba el quinto centenario del descubrimiento de América y, bueno, Anthony Queen estaba interesado en filmar una película sobre México, antes de morir. Finalmente el proyecto no se hizo por falta de dinero, había que filmar escenas de época; había que representar una tumba llena de cinabrio, que es muy venenoso, así que hasta ahí llegamos y yo me quedé con la idea de hacer algo con ese tema. El objetivo del nuevo trabajo de Villoro es llegar a los jóvenes lectores de cómics y que disfruten una historia del pasado llena de traficantes de piezas, falsificadores, personajes envueltos en la codicia. “La editorial Sexto Piso me preguntó si no me interesaba un proyecto hecho a través del cómic y dije que sí. Había anécdotas que venían muy bien porque en el cómic la exageración viene como algo natural”, afirmó. Lector apasionado de La Familia Burrón, Los Supersabios, La pequeña Lulú, Tintín, y Asterix y Obelix, que devoró con gran entusiasmo de niño, Villoro anhela despertar el interés de lectores juveniles a través de la estética de los dibujos de Fernández que, en su visión, tienen mucho de la influencia del colorido mexicano, al estilo de Los Supersabios. “Mi deseo es que los lectores se olviden de la literatura o el arte y entren al cómic para devorarlo como hacíamos cuando adolescentes con las historietas que se publicaban en la época”.  

Comentarios