Luna desmembrada

martes, 29 de noviembre de 2011
MÉXICO D.F. (apro).- La discriminación racial, la migración, la lucha por la identidad y los valores tradicionales, el caos y la descomposición de las grandes urbes son algunos de los temas inmersos en Luna desmembrada, obra de Alberto Castillo Pérez que, bajo la dirección de Abel Ignacio Hernández, se presenta en el foro La Gruta del Centro Cultural Helénico. El personaje central es Guadalupe, una mujer procedente de San Miguel Ixcuintla, Oaxaca, que viaja a la Ciudad de México en búsqueda de su hijo Juan para que funja como mayordomo en las fiestas patronales de su pueblo, un pueblo sin hombres, como muchos otros, víctimas de la migración. De esta forma Guadalupe inicia un vía crucis en el que, como una moderna Coyolxauhqui, es desmembrada poco a poco por una serie de personajes urbanos totalmente ajenos a su realidad, que desconocen la importancia de sus creencias y tradiciones y que hacen escarnio de su origen indígena y humilde. La parte más dolorosa de este melodrama (calificado así en el mejor sentido de la palabra), es el darse cuenta que todas las personas a las que recurre para localizar a Juan le hablan de una persona que es totalmente desconocida para ella, un hombre que roba y engaña para lograr sus objetivos. Casi a la manera de un thriller, los elementos de la historia se van entretejiendo para develarnos la imagen de un Juan omnipresente, pero nuca visible en la escena, que a la manera de Pedro Páramo busca al padre perdido, al padre que nunca le cumplió la promesa infantil de llevarlo a conocer el mar, una búsqueda que no tiene otro objetivo que la venganza. El padre ausente, la madre amorosa y comprometida, la familia desintegrada por circunstancias sociales y económicas, son elementos centrales de una trama surgida de la pluma del autor de obras como El Edipo imaginario, El espíritu de la pintora, Van a matar al Toño y FATWA. Víctima y victimario a la vez, Juan es el prototipo del hijo abandonado por el padre migrante, que termina por “integrarse” a una ciudad caótica, inmersa en el individualismo y los intereses mezquinos donde, no obstante, aprende a sobrevivir pagando a sus agresores con la misma moneda. Clementina Guadarrama, Gaby Ornelas, Fermín Martínez, Noé Alvarado y Tamara Guzmán son los integrantes del elenco de Luna desmembrada, un excelente grupo de histriones sobre los que recae el peso de las acciones y la creación de atmósferas, a partir de un sencillo rectángulo áureo creado con cintas elásticas que sirve como escenografía donde, con leves movimientos de las cintas, se evocan los diversos espacios que requiere la obra. Luna desmembrada es el resultado escénico de un taller impartido por integrantes de The Royal Court Theatre de Londres, y actualmente se presenta los domingos a las 18:00 horas en el foro La Gruta.

Comentarios