Nueva oveja eléctrica

martes, 29 de noviembre de 2011
MÉXICO, D.F. (Proceso).- Hay escasos programas en la televisión mexicana a los cuales se regresa con gusto; La oveja eléctrica, revista de ciencia y pensamiento es uno de ellos. Los miércoles a las 20:00 horas, retransmitido los viernes a las 17:00, está desplegando la temporada 2011, con una sección de entrevistas a personajes de la ciencia y la tecnología, realizadas por José Gordon, director de la serie. El también conductor se desempeña con agilidad y buen inglés que aparece subtitulado. Las preguntas nos permiten conocer las investigaciones de punta que están dando frutos y líneas de indagación con fuerte impacto social, por ejemplo los trastornos de la memoria o el cáncer. Gordon asiste a laboratorios como el de la Organización Europea para la Investigación Nuclear (CERN, por sus siglas en francés). Desde ahí nos muestra cómo se aceleran las partículas para buscar lo más pequeño de la materia, los átomos, e inclusive lo subatómico. Desde que se inició, La oveja eléctrica propicia la unión entre la ciencia y el arte, manteniendo el principio de que ambas tienen como fuente la creatividad humana. La diferencia tal vez está en el método con el cual se acerca el artista o el científico a la realidad para expresarla, conocerla y crear su interpretación. El proceso tiene, en ambos casos, una parte totalmente subjetiva que luego se convierte en un descubrimiento, en la ciencia éste se puede replicar, en el arte no. Sin minimizar el contenido, pues el programa sustenta su relevancia en éste, la factura de La oveja eléctrica es innovadora, agradable, experimental, no utiliza las pautas convencionales. El primer truco es desaparecer el escenario, los actores parecen flotar pues el fondo es liso y blanco, no se nota la diferencia entre suelo y paredes. El segundo es el cubo que da la idea de la tercera dimensión, de la transparencia, de un mundo dentro de otro. El tercero es la edición a partir de la cual se mantiene el ritmo. Los cortes se producen mediante efectos de computadora para reducir, agrandar, volver un círculo o difuminar las imágenes. Se mantienen las secciones de “Veo, veo” con Myriam Moscona; ella ve en fotografías tomadas con microscopio o con telescopio figuras estéticas, belleza colorida de significado científico. “Aguas con la Morsa”, con Manuel López Michelone, quien habla de los avances tecnológicos. La parte que muestra comportamientos físicos y químicos de la materia cambió de conductora, hoy aparece Silvina Espinosa de los Monteros en lugar de Kelly. José Gordon ha mantenido este espacio por varios años renovándolo siempre; sin quedarse en los modelos con los cuales tuvo éxito, innova cada temporada en fuga permanente de los lugares comunes, aportando a la televisión una “cierta mirada” para espectadores libres, imaginativos.

Comentarios