A punto de pisar la cárcel el médico de Michael Jackson

jueves, 3 de noviembre de 2011
MÉXICO, D.F. (apro).- Aunque el propio Michael Jackson se haya inyectado a sí mismo el anestésico que le causó la muerte, su médico personal, Conrad Murray, sería culpable de la muerte del artista, concluyó uno de los fiscales en el juicio. Se dice que las propias palabras del médico lo inculpan del homicidio de la figura del pop más importante de los últimos 40 años, ya que durante el juicio narró que a Jackson “le gustaba empujar el embolo de la jeringa cuando se le ponía el anestésico” que se utiliza solamente para intervenciones quirúrgicas y bajo absoluto control hospitalario. A estas acusaciones se le agregan otras sobre las mentiras que dijo a la policía cuando fue increpado sobre lo sucedido en la mansión del cantante, a unos cuantos días de iniciar su temporada de conciertos This is it en el Reino Unido y las “trágicas” grabaciones en las que se escucha a un débil Jackson hablar con estupor de su cansancio y de su necesidad de descansar. “En lugar de buscar una solución médica, Murray le inyectó propofol”, acusó el fiscal. Cerradas las conclusiones de la fiscalía y las de los defensores, según especialistas es de esperarse que Murray sea declarado culpable y pise la cárcel por no menos de cinco años y sin derecho a libertad provisional.  

Comentarios