Industria editorial aún no se repone de crisis de 2009: Caniem

miércoles, 30 de noviembre de 2011
GUADALAJARA, Jal. (apro).- La crisis de 2009 también “golpeó” a la industria editorial mexicana que, con dificultades, comenzó a repuntar en 2010, aunque si se compara con 2006, cuando se vendieron 160 millones de ejemplares, tampoco recuperó su ritmo, pues hace dos años apenas se ofertaron 138 millones. Así lo señaló Victorico Albores Santiago, presidente de la Cámara Nacional de la Industria Editorial (Canaiem), al presentar un informe sobre la situación económica y comercial que guarda este sector y las razones a las cuales atribuye su actual crisis, en el marco de la XXV Feria Internacional del Libro de Guadalajara. Una de ellas, dijo, es la disminución en la adquisición de títulos por parte del gobierno federal para el programa Bibliotecas de Aula. Recordó que este proyecto inició durante el gobierno de Vicente Fox y se invirtieron cerca de 500 millones de pesos: “Lamentablemente, en el transcurso de los años, a partir de este nuevo sexenio, empezaron a disminuir las compras a tal grado que en 2010 nada más nos compraron cuatro millones 827 mil ejemplares, que implicaron 105 millones de pesos. Es decir, de casi 500 millones, se pasó a 100 millones de pesos”, precisó. El vicepresidente de la Canaiem, Hugo Setzer, agregó que por ello propugnan que desde la Cámara de Diputados salgan cada año recursos etiquetados para mantener vivo este programa, y complementarlo con el mercado abierto, pues sólo en la medida en que México lea y la gente incremente su poder adquisitivo, podrá recuperarse la industria editorial. Albores Santiago aclaró: “Se trata de un tema que reviste suma importancia. La lectura es fundamental y, si no tenemos libros suficientes en las escuelas para los niños, tendremos problemas. Hemos presentado a la Secretaría de Educación Pública algunos índices internacionales que compara la  OCDE (Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económicos) con países del primer mundo, y todavía estamos abajo, por lo cual la Caniem ha solicitado a la SEP que estos programas sigan y vuelvan a retomar niveles de 2006-2007”. Otro factor que afecta a la industria editorial, puntualizó, es lo que considera una gran participación de Estado en la producción de libros, pues mientras en otras dejó de hacerlo paulatinamente, actualmente 63% de la producción la realiza el gobierno. Se refirió también a la piratería que ha crecido exponencialmente y no se limita únicamente al formato en papel, sino ha pasado al formato digital. Informó que el año pasado la Coalición por el Acceso Legal a la Cultura hizo un estudio que reveló que, en 2009, hubo 25 millones de descargas de contenidos, mientras que en 2010 aumentó a 87 millones. Y aún no se tienen las cifras de 2011. Se cuenta aparte la piratería en papel fotocopia, agregó, pues es una práctica común la lectura de este tipo de materiales en universidades y escuelas preparatorias. Y finalmente, otro aspecto que comienza a afectar es el libro digital, que aunque por ahora comienza irá desplazando a la producción en papel. Por otra parte, habló del precio único que, según él, beneficiará a toda la cadena productiva de la industria editorial, aunque por ahora han tenido algunos problemas con la aplicación de la llamada Ley del Libro, pues ésta no prevé sanciones para quienes no apliquen la disposición del precio único, pero en el futuro la Caniem va a trabajar en ese sentido para que el ordenamiento entre en funciones al ciento por ciento.

Comentarios