"Misery"

martes, 8 de noviembre de 2011
MÉXICO D.F. (apro).- El regreso de Damián Alcázar a la escena teatral después de 12 años fuera de las tablas, acompañado por una Itatí Cantoral que pone de manifiesto su calidad de actriz teatral, son el principal atractivo de Misery, adaptación de Simon Moore sobre la novela homónima de Stephen King, que actualmente se presenta en el Foro Cultural Chapultepec, bajo la dirección de Antonio Castro. Misery narra la historia de Paul Sheldon, escritor que basa su éxito en una serie de novelas románticas de gran éxito comercial, cuya protagonista es una mujer llamada Misery Chastain. Tras recibir un premio por el último volumen de la saga, Sheldon decide escribir una novela totalmente diferente, mucho más oscura: Autos veloces. Para festejar la conclusión de lo que considera su mejor trabajo, el autor se toma unos tragos lo que provoca que posteriormente sufra un accidente automovilístico. Annie Wilkes una gran admiradora de su trabajo, lo rescata y lo lleva a su casa donde lo cuida con esmero. Sin embargo, al enterarse que el escritor ha decidido matar a Misery Chastain en la última de sus novelas sobre el personaje, retiene a Sheldon para obligarlo a escribir una nueva historia en la que resucite al personaje, iniciando así una tortura física y psicológica que lleva a un desenlace que pretende ser inesperado. La historia, sin embargo, resulta bastante convencional, muy predecible, salvada por el extraordinario trabajo actoral de Itatí Cantoral y Damián Alcázar, ella interpretando a una mujer trastornada, una exenfermera acusada del asesinato de varios niños, poseedora de un pasado oscuro y una triste infancia que la llevaron a convertirse en una sicópata. El maestro Alcázar, por su parte, refrenda la calidad histriónica que le ha valido ganar ocho Arieles y más de 14 premios internacionales, en esta ocasión con una eficaz interpretación de un Paul Sheldon que le exige un rango de matices que va desde el exitoso escritor, pasado por la víctima atemorizada de un inusitado secuestro, hasta un desesperado asesino. Lo cierto es que el género del Thriller sigue siendo un gran reto para el teatro, ya que tiene una naturaleza mucho más cinematográfica gracias a los efectos visuales. Pero en esta ocasión logra parcialmente su cometido, gracias principalmente al trabajo de estos dos excelentes actores. Publicada en 1987, la novela de Stephen King fue llevada al cine tres años después con las actuaciones de James Caan y Kathy Bates, quien por su interpretación recibió el Óscar de Mejor Actriz en 1991. En los escenarios teatrales ha sido vista en Londres, Off Broadway y tendrá un reestreno en Broadway el año próximo. La escenografía es de Gloria Carrasco, la iluminación de Ángel Ancona, el vestuario de Teresa Alvarado y el diseño sonoro de Alejandro Giacomá. Las funciones se prolongarán hasta el 31 de diciembre.