Muere el poeta Tomás Segovia

martes, 8 de noviembre de 2011
MÉXICO, D.F. (apro).- Recién homenajeado en el Palacio de Bellas Artes, el poeta, traductor y maestro mexicano de origen valenciano, Tomás Segovia, murió en esta ciudad a los 84 años. Ahí recibió, con su colega argentino Juan Gelman, el Premio Poetas del Mundo Latino Víctor Sandoval 2011. El poeta José Emilio Pacheco comentó que Segovia era un poeta muy importante en lengua española y autor de una obra muy vasta, “poco leído en México, como todos, aunque eso no es culpa del lector, sino de la diversidad de editoriales donde se publicaron sus libros”. Por su parte, el también poeta y traductor Rafael Vargas dijo que Segovia “es uno de los grandes maestros de mi generación”. Y añadió: “Se trata de uno de los maestros más cordiales, generosos y lúcidos de quienes nacimos después de 1950”. La presidenta del Consejo Nacional para la Cultura y las Artes, Consuelo Sáizar, se concretó en su twitter a escribir lacónicamente: “Terrible noticia del fallecimiento de Tomás Segovia. Sí, es tristísimo”, mientras que la directora del Instituto Nacional de Bellas Artes, Teresa Vicencio Álvarez, envió un comunicado de prensa en el que asienta: “Su talento, su sabiduría y su gran humanismo enriqueció la vida cultural de México. Hace unos meses Segovia publicó una versión al español del Hamlet, de William Shakespeare, que provocó polémica. Sobre todo al traducir la frase famosa “To be or not to be”: “Ser o no ser, de eso se trata”. Entre los versos de Segovia que corren con profusión en las redes sociales, se encuentra uno relacionado con el carácter erótico de la poesía del autor del célebre y que forma parte del poema “Besos”: “Dame mujer la salvaje pureza de tu amor insensato .” En efecto, “Besos”, recogido en la famosa antología Poesía en movimiento realizada por Octavio Paz, el mismo Pacheco, Homero Aridijs y Alí Chumacera, comienza con esta línea sensual: “Mis besos lloverán sobre tu boca oceánica,/ primero uno a uno como gotas,/ anchas gotas dulce cuando empieza la lluvia/ que revientan como claveles de sombra/ luego de pronto todos juntos/ hundiéndose en tu gruta marina/ chorros de besos sordos entrando hasta tu fondo/ perdiéndose como un chorro en el mar.” El movimiento de Poetasadictos de Xalapa, Veracruz, lo despidió así: “Hasta siempre poeta Tomás Segovia. Nunca estará lejos.” Segovia llegó a México en 1940. El INBA reprodujo el fragmento de una carta que le envió Octavio Paz el 25 de mayo de 1965: “Tu texto me ha hecho pensar mucho y de la mejor manera: me he obligado a pensar en mí mismo, en mi vida pasada y presente, en esa temible oscuridad del silencio que, al negar a otro, nos niega a nosotros mismos. Aquel refrán: ‘el que calla, otorga’, debería cambiarse por éste: ‘el que calla, reniega´.” Algunos de sus libros fueron Luz provisional (1950), Apariciones (1957), Cuaderno de nómada (1978), Cantata a solas (1985), Lapso (1986), y Sonetos nativos (2007). Obtuvo importantes reconocimientos, como el Xavier Villaurrutia, el Alfonso X de traducción, el Octavio Paz de Poesía y Ensayo, el Premio Internacional de Poesía Federico García Lorca, y el de Literatura Latinoamericana y del Caribe Juan Rulfo, que motivó un desacuerdo con la familia del narrador, quien retiró de la Feria Internacional del Libro el nombre de Juan Rulfo, por considerar que Segovia lo había ofendido al tomar partido por el grupo de Octavio Paz.

Comentarios