"Las travesuras del Diablo Guasón"

martes, 27 de diciembre de 2011
MÉXICO D.F. (apro).- Las pastorelas, producto del sincretismo católico europeo con las creencias prehispánicas en México, la unión de Quenzalcóatl-San Miguel y Tezcatlipoca-Luzbel, una tradición que se remonta a tres mil años de antigüedad, sigue teniendo un fuerte arraigo cultural en nuestro país. Miguel Sabido, dramaturgo, director de teatro, televisión y cine, productor, crítico y teórico de la comunicación, ha sido uno de los principales impulsores de este género en los últimos 50 años. El ejemplo más reciente fue la presentación de Las travesuras del Diablo Guasón, los días 17 y 18 de diciembre en el Teatro de la Ciudad Esperanza Iris. Fue en 1961 cuando el maestro Sabido decidió explorar la pastorela y llevarla a los escenarios con montajes espectaculares. A partir de entonces dedicó buena parte de su trabajo a la investigación y elaboración de textos, en los que incluyó el sentir del pueblo en torno a esta tradición. Una de las características de las pastorelas de Sabido es que el Diablo siempre es interpretado por una mujer. Actrices como Vilma González y Lucila Mariscal y cantantes como Lucha Villa, María de Lourdes o Eugenia León, entre otras. “Mi intención --afirma Sabido-- siempre ha sido hacer grandes pastorelas monumentales, con estas personalidades que me han ayudado a defender la tradición. Hace 50 años, cuando dije que quería hacer una pastorela tradicional, con grandes estrellas, con mariachi en vivo, todo mundo me dijo que estaba loco, que las pastorelas eran cosa de los pueblos. “Pero aquí seguimos haciendo estos grandes espectáculos mexicanos que también los hemos llevado al extranjero, en lugares como Cuba, Los Ángeles, California y Dallas, entre otros, siempre llenos de colorido, bailes espectaculares, poesías mexicanas, canciones tradicionales, la petición de la posada, las piñatas y la adoración del niño Dios”, agrega Sabido. En esta ocasión, Luis Cárdenas fue el encargado de dirigir Las travesuras del Diablo Guasón, con cuadros escenográficos inspirados en diferentes cánones estéticos de artesanías mexicanas y en diversas épocas representativas de nuestra historia. En esta nueva historia de Miguel Sabido, el Arcángel informa a la niña Sor Juana que va a nacer el niño Dios y le pide reunir a los pastores para que vayan a Belén a adorarlo. Juntos emprenden el viaje, encabezados por Sor Juanita y su abuelo. En el camino el Diablo les pone una serie de tentaciones para evitar que lleguen a Belén. Ingenuamente los pastores caen en esas tentaciones, pero la niña enfrenta al demonio y todos son salvados por el Arcángel. Finalmente los pastores, Sor Juanita y su abuelo llegan a adorar al niño, y el Diablo es vencido. La coreografía es de Olivia García y los roles principales están a cargo de Lucila Mariscal en el papel de el Diablo, la pastora (cantante) María Elena Leal; Ingrid Abigail como Sor Juanita, y Gerardo Mayol como don Pedro, el abuelo, entre otros.

Comentarios