25 discos que cambiaron al rock mexicano

jueves, 29 de diciembre de 2011
MÉXICO, D.F. (Proceso).- Hace poco más de una semana se inauguró en el Museo Diego Rivera-Anahuacalli la exposición 25 discos que cambiaron al rock mexicano, en la que se exhiben estas grabaciones fundamentales. Abierta al público hasta el 15 de enero, la muestra es fruto de casi tres décadas de trabajo del periodista Ricardo Bravo, quien a lo largo de su carrera se ha dedicado a recopilar todas las grabaciones oficiales hechas por grupos mexicanos. Comenta Bravo: “No existe una enciclopedia o archivo informático del rock nacional sobre todo en los últimos 30 años, es decir, de 1980 a la fecha. Así que lo primero a lo que me aboqué en mis primeros años, con base incluso en unos discos que tenía desde antes, fue en tener los de rock mexicano que se hubieran realizado desde entonces y de ahí continuar recopilando los de los años venideros.” En algunos casos, junto a la portada y la explicación de su importancia histórica para el rock nacional, se exhibe algún objeto relacionado con cada grabación. Así, se pueden ver teclados de Chac-Mool, el bajo de Alex Lora, un vestido de la fallecida Rita Guerrero, de Santa Sabina, o una chamarra del grupo de culto Rebel D’Punk. La elección de cada uno de los discos exhibidos fue cuidadosamente hecha por Bravo, dejando de lado gustos personales y demás elementos que pudieran hacer demasiado subjetiva esta lista. “Preferimos buscar otra óptica recurriendo no a un gusto o a un juicio, sino a hechos históricos tangibles, hechos que son evidentes en la historia del rock mexicano, cambios, transformaciones que se provocaron a partir de la edición de ciertos discos. Cada uno de los 25 discos tiene un sustento en ese sentido, quizá pudieron agregarse algunos otros; pero los que están creo que se encuentran perfectamente respaldados por lo que significaron o significan para el rock mexicano.” Santa Sabina, Caifanes, Banda Bostik, Size, Luis Pérez, Decibel, Ritmo Peligroso, Cecilia Toussaint y Titán son algunos nombres en esta exposición que marca, sin lugar a dudas, la década de los ochenta como la más importante en la fundamentación y transformación de lo que hoy es el rock mexicano. Dice Bravo: “1980 no es sólo el inicio de una nueva década para el rock mexicano, sino el comienzo de una nueva era, con bandas preocupadas por una búsqueda de identidad que se reflejó primeramente en la utilización de nuestro propio idioma a la hora de componer. Además, a partir de ahí se inicia por primera vez una historia verdaderamente secuenciada, que tiene que ver entre sí. “Me quedo con los ochenta como la década fundamental. Estoy convencido de que las bases de lo que luego consiguió el rock nacional, a nivel artístico y en cuanto a proyección, se dieron en ese lapso.” Pese a correr el riesgo de que su lista pueda ser considerada como definitiva y encapsule a estos discos como “los mejores en la historia del rock”, Ricardo Bravo no se preocupa: “No es producto de un ejercicio de memoria de un momento, sino de años de investigación. La aparición de cada uno de estos discos está respaldada por una razón de peso. Siendo totalmente sincero, la idea fue solamente hacer un pequeño homenaje a artistas que consideramos fundamentales para el rock nacional, más que un documento definitivo.”