El Teatro Blanquito en Garibaldi

martes, 26 de abril de 2011

MÉXICO, DF., 26 de abril (Proceso).- Este 29 de abril, Día Internacional de la Danza, en la Plaza Garibaldi estará estacionado un enorme trailer que sin más, al abrirse, se convierte en el mágico Teatro Blanquito. Un insólito espacio escénico en el que las swingeras, también conocidas en el argot pachuco como lindy hoperas, Andrea y Paola Avilés, enseñarán, a la más fina usanza de Tin-Tan, las delicias de este baile.

El ambulante Blanquito lo mismo ha presentado la ópera en náhuatl Motecuhzoma II, versión del compositor Samuel Máynez Champion, colaborador de Proceso, con música de Vivaldi, en Ixtapalapa y Tláhuac, que teatro de revista en pleno Zócalo.

Susana Cato, creadora y directora de este proyecto del Sistema de Teatros de la Secretaría de Cultura del DF, a cargo de Nina Serratos, afirma:

“Siendo un baile que no nació en nuestro país, el swing es parte vital de la historia de México, cuando en los años cuarenta y cincuenta en los salones de baile sonaban también el danzón, el foxtrot, el jive y el blues, con grandes orquestas. Hoy ha renacido con fuerza en muchas partes del mundo, y aunque en México hay excepciones, ésta es la oportunidad para que las nuevas generaciones lo conozcan, lo disfruten y tengan, ante la tragedia cotidiana de nuestro país, alimento de fuerza y alegría para mover con sabrosura el esqueleto.”

Para ella, este tipo de baile es un efectivo motivador de danza social que empieza por recordarnos la importancia del otro, en una sociedad cada vez más bombardeada por el individualismo, “porque así como se necesitan dos para bailar tango, se necesitan dos para un swing.”

El evento forma parte de un maratón que la Secretaría de Cultura ha organizado en toda la ciudad, con participación de las delegaciones. El de la Plaza Garibaldi, llamado Danzas del mundo, se iniciará a las 10 la mañana del viernes 29 e incluirá danzas polinesias, árabes, judías, con referencias afro, salsa, flamenco y popular mexicano, entre otras. 

Las hermanas Andrea y Paola Avilés han aprendido swing con los mejores maestros del mundo en Alemania, Corea, Finlandia e Italia, y su meta hoy es despertar con clases abiertas y espectáculos el movimiento del lindy hop en México. Paola Avilés es además actriz con proyectos de Circo Social y ha participado en distintos festivales internacionales de jazz con números de malabar y clown.

Especie de Fitzcarraldo en la selva de concreto, el Blanquito se ha convertido en un foro alternativo del Sistema de Teatros ya reconocido por público y artistas para aquellas manifestaciones que parecieran no tener cabida en los espacios convencionales, desde su apertura en octubre pasado durante la Feria Internacional del Libro del Zócalo, justo en el espacio otorgado a Proceso, que entrevistó a la madrina del teatro, la actriz y senadora María Rojo.

Cato lo explica así:

“Obedece a un serio compromiso de alta calidad para presentar en la vía pública lo mismo que se podría ver en los mejores teatros de la ciudad. Y hace empatía con la gente porque las armas libertarias más poderosas del pueblo mexicano en la historia han sido siempre la risa y el arte. Basta ver hoy el papel imprescindible de los moneros.”

El Día Internacional de la Danza será celebrado por la Secretaría de Cultura desde el 15 de abril en múltiples espacios al aire libre y también por el Instituto Nacional de Bellas Artes, que tendrá como sede al Teatro de la Danza. Por su parte la UNAM decidió no festejarlo y mantener una rigurosa política de control de recursos para producir espectáculos todo el año.

 

Comentarios