La película "Salvando al soldado Pérez", una de las más taquilleras en México

martes, 5 de abril de 2011

MÉXICO, D. F., 5 de abril (apro).- Tras 17 días de permanencia en la cartelera mexicana, Salvando al soldado Pérez, del sinaloense Beto Gómez, ha logrado reunir a más de un millón de personas en las salas, con lo cual se coloca como uno de los filmes mexicanos más taquilleros.

Esta comedia de aventuras, donde el cineasta intenta, a decir suyo, reflexionar sobre la violencia que vive la nación, se estrenó el 18 de marzo con 250 copias.

Según la distribuidora Videocine, el largometraje lleva tres semanas en el primer lugar de promedio de espectadores por copia, lo que le abre nuevas posibilidades a la cinta protagonizada por Miguel Rodarte, Gerardo Taracena, Joaquín Cossio, Jesus Ochoa, Jaime Camil y Adal Ramones de lanzarlo al mercado estadounidense uniendo sus fuerzas con Pantelión, que es una alianza entre Lionsgate y Televisa.

Produce Salvando al soldado Pérez Lemon Films y se calcula que su costo de realización sobrepasa los 55 millones de pesos.

 Es la quinta cinta de Gómez, El agujero (1997), El sueño del Caimán (2000), Puños rosas (2004) y Hasta el último trago… (2005), y la empezó a trabajar desde 2005 y la rodó durante ocho semanas en locaciones de Coahuila y Distrito Federal y se completó con dos semanas de filmación en Los Ángeles y Turquía.

La tarde del 5 de abril los actores del exitoso largometraje ofrecieron autógrafos en Cinépolis Universidad y Perisur.

En la trama, un narcotraficante de Sinaloa, Julián Pérez, debe cumplir una misión ordenada por la única autoridad que todavía respeta, su mamá. Se trata de ir a Irak por su hermano menor, el cual es un soldado.

Gómez expresa vía telefónica que tenía muchas ganas de escarbar en el cine que vio en su infancia, de aventuras y piratas, “y cuando surgió la guerra de Irak y ver que había tanta gente latina y afroamericanos, poco a poco sentí que podría ser interesante plasmar mi visión sobre dos temas, la guerra y las mafias, a través de una comedia de aventuras, fue algo que se estuvo alimentando en mi cabeza y poco a poco se fue dando”.

Encontrar el tono a la historia fue el reto que enfrentó:

“Creo que a partir de estos personajes fuera de la ley, lo que más me importaba era mostrar  a un México más colorido. Pero el desafío era encontrar el tono adecuado, darle toda la fuerza y el cariño a cada uno de los personajes. Pensé mucho como espectador. Tratar de hacer una película que tuviera muchas ganas de ver y pensando acercarme al público.”

No se arrepiente de que su personaje principal sea un narco antihéroe.

Comentarios