Festival Distrital de Cine

miércoles, 1 de junio de 2011

MÉXICO, D.F., 1 de junio (apro).- El Festival Distrital, Semana de cine mexicano y otros mundos, que se efectúa cada día hasta el 5 de junio en la Ciudad de México, tiene cinco sedes: Cine Lido (dentro del Centro Cultural Rosario Castellanos del Fondo de Cultura Económica), Lumiére Reforma, Centro Cultural Tlatelolco , Cineteca Nacional y el Museo de Arte Alvar y Carmen T. Carrillo Gil. El Festival, en su segunda edición, es continuador del desaparecido FICCO y lo organiza la Secretaría de Cultura del D.F. y Circo 2.12 DC, y lo dirige David di Bona. En este espacio se reseñan algunas de las  películas más sobresalientes que lo integran.

“Belle Épine”: La pérdida

Directo desde la Semana de la crítica del Festival de Cannes,  llega al Festival Distrital la ópera prima: Bella espina (Belle épine) de la directora francesa Rebbeca Zlotowsky.

Inspirada en el diario de una chica adolescente, nace esta historia donde Prudence, de 17 años, acaba de perder a su madre. Repentinamente, recibe libertad total sobre su vida, para lo que no está preparada pero con la que debe lidiar. A esto se suma la aparición de Marilyne, con quien se adentra a una de las zonas más peligrosas de París.

Cuenta Zlotowsky que su relación principal fue con su protagonista, Léa Seydoux. La eligió y trabajaron solas, mientras que  el resto del elenco tuvo que acoplarse y comportarse “como constelaciones que giraban alrededor de ella”. Finalmente, creó una historia con cada personaje secundario, incluso si éste sólo tenía una línea de diálogo.

Para la escena final, donde aparece el “fantasma” de la madre, la directora intentó algo de verdad fantasmal: que la interpretara la actriz Judie Foster. No lo consiguió pero finalmente lo solucionó con un fantasma más humano: la madre, en la vida real, es la protagonista.

 

 

 

Comentarios