"Copia fiel": el ideal ante todo

viernes, 10 de junio de 2011
MÉXICO, D.F.- (apro).- Copia fiel (Copia Conforme, 2010) puede definirse como una cinta fascinante en la teoría, pero hartante en su narrativa. Y es que la película dirigida por Abbas Kiarostami, y estelarizada por William Shimell y Juliete Binoche, es una literalmente un film de arte y ensayo. La película comienza con James Miller (Shimell), académico del mundo del arte quien platica a cerca de su nuevo libro en la Toscana. El texto en cuestión trata sobre la manera en que percibimos el original de una obra de arte y una copia fiel, perfecta, pero que no deja de ser copia. ¿Por qué hacer menos una copia si nosotros no somos más que una copia del ADN de nuestros padres?, se pregunta nuestro personaje. En la audiencia se encuentra una mujer francesa quien ama al escritor en cuestión, y con quien realizará un viaje particular: dos perfectos desconocidos que fingen ser una pareja. Al principio todo parece un juego, pero poco a poco este juego se les sale de control, y va estrechando los lazos entre ambos para convertirse en una especie de prototipo de relación, que parece ser el común denominador en el mundo del amor. ¿Por qué o para qué inician ese extraño juego? Es irrelevante, la pareja de pronto comienza a sumergirse en la monotonía y en el conflicto, al parecer, llevados más por la improvisación que por un guión en forma, tanto los actores como los personajes, he ahí que en lo particular, las escenas y los diálogos parecen carecer de sentido. Cabe mencionar que el único personaje que tiene nombre es el escritor, el papel de Binoche es simplemente Elle, o sea, Ella, en español. ¿Es el deseo de hacer una copia fiel a una imagen perfecta del  matrimonio lo que los lleva al fracaso? ¿O simplemente estos dos desconocidos constituyen sin quererlo el ideal de una mala relación? En fin… el punto es que valoramos siempre el ideal por sobre todas las cosas, valoramos más la “pieza original” que una buena copia que de igual manera nos traerá enorme gozo. La idea sobre la que gira esta cinta es magnífica, Copia fiel es una especie de laboratorio social en donde La pareja es la estrella, sin embargo, los diálogos y los acontecimientos, aparentemente absurdos, hacen de esta cinta una obra sumamente tediosa y por momentos aburrida, que adquiere fuerza y sentido en los minutos finales. Una cinta conceptualmente interesante, que todo amante del cine de arte debe ver, siempre y cuando uno se haya tomado sus dosis de paciencia diaria.