Donan réplica de pieza babilónica al Museo de las Culturas

jueves, 16 de junio de 2011
MÉXICO, D. F. (apro).- El Cilindro de Ciro es una de las piezas más importantes de la antigua Babilonia. La embajada de la Republica Islámica de Irán en México, regaló un duplicado realizado en resina al Museo Nacional de las Culturas (MNC). Este Cilindro de Ciro fue grabado con escritura cuneiforme sobre terracota en 539 A.C. donde se hizo la primera declaración de derechos humanos en la historia. Ciro, rey del pueblo persa, mandó hacer la inscripción, en la cual autorizaba a los pueblos deportados por los asirios de Babilonia a que regresaran a sus lugares de origen. La pieza empezó a hacerse famosa en la Biblia porque los judíos agradecen al rey persa su regreso a Jerusalén. Esta reproducción fiel ha sido elaborada por el Museo Nacional de Irán. La original se encuentra en el Museo Británico desde finales del siglo XIX. Una reproducción de ella se exhibió en nuestro país en el Museo de Antropología e Historia en 2007 en la exposición Persia. Fragmentos del paraíso. La donación resulta realmente significativa para el Museo Nacional de Culturas en su nueva sala Medio Oriente Antiguo, actualmente en proceso de montaje. La curadora de la nueva sala, Alejandra Gómez Colorado, ha declarado la importancia de la donación pues se trata de una pieza emblemática del imperio Aqueménida (500-331 a.c.), en cuya época el pueblo persa logró su máxima expansión. El objeto fue entregada por Mahdi Karim, consejero cultural de la embajada de la República Islámica de Irán al director del MNC, Leonel Durán. El  texto --redactado en un estilo tradicional babilónico-- registra  cómo el último rey de Babilonia, Nabonidus, pervirtió el culto a sus dioses e impuso trabajo a la población libre, quien se quejó con las deidades, incluido el dios de la ciudad Marduk, quien buscó a alguien para restaurar el viejo orden, y este fue Ciro. Los habitantes de los países vecinos llevaron tributo a Babilonia y Ciro reclamó haber restituido los templos y cultos religiosos y haber permitido el regreso de los dioses. El texto al final habla de la comida que se ofreció en los templos de babilonia y la inscripción del rey de Asiria (669-627 a.c),  encontrada durante los trabajos de reconstrucción de la muralla de Babilonia. Es por esto que el Cilindro hace por primera vez referencia a un gobierno justo y pacífico, la repartición de los pueblos deportados, y asegura la libertad de culto; la Organización de las Naciones Unidas (ONU) ha traducido su contenido en todos los idiomas oficiales. El Museo Nacional de las Culturas del INAH se encuentra ubicado en Moneda no.13. Centro Histórico (METRO Zócalo).

Comentarios