Torneo de Reyes en Rumania 2011

jueves, 16 de junio de 2011
MÉXICO, D.F. (apro).- En los últimos cinco años, una empresa dedicada a los energéticos (gas principalmente) en Rumania, ha decidido patrocinar un torneo de gran envergadura. Así, se ha organizado una nueva edición del torneo de los reyes, en donde participan seis notables jugadores. En esta ocasión tenemos al noruego Magnus Carlsen, con 18 años y un futuro que lo pronostica como próximo campeón del mundo. Está –con 23 años– Hikaru Nakamura, el cual ha dado un brinco a la elite a partir de su triunfo a principios de año del Torneo Tata Steele, antes Corus, antes Wijk aan Zee, y es actualmente el norteamericano que más lejos ha llegado después de Bobby Fischer. Igualmente tenemos a Sergey Karjakin, el Gran Maestro más joven del mundo (logró el título a los 12 años), y uno de los jugadores más agresivos del circuito. Está también Chuki, Vassily Ivanchuk, el cual es sin duda un genio del ajedrez, el cual probablemente no ha llegado a campeón del mundo por su falta de control de sus nervios, pero de que es un jugador fuera de serie, lo es. En la nómina aparece también Teimour Radjabov, de Azerbayán, la tierra que vio nacer también a Kasparov. Y aunque se habla mucho de este joven, aún parece que no ha podido cuajar sus actuaciones para ubicarse en la elite ajedrecística. Liviu-Dieter Nisipeanu es el sexto invitado, en este caso, el jugador local, y aunque su rating lo hace colocarlo en posiblemente la última posición, no es un adversario al cual se le pueda tratar sin mucho cuidado. Al momento de escribir esto tenemos a Carlsen  dominando el torneo. Lleva 2.0 de tres posibles, con un estupendo triunfo ante la estrella norteamericana. En segundo sitio están empatados Nakamura, Nisipeanu, Karjakin e Ivanchuk, todos con 1.5 de 3 puntos posibles. Al final de la tabla se encuentra Radjabov, que lleva dos empates y una dolorosa derrota frente a Ivanchuk, que probablemente logró vencer al azerbaiyano con una novedad teórica que lo dejo en una posición aplastante, en una defensa India de Rey, especialidad de Radjabov. El ajedrez de altísimo nivel está presente en esta competencia y los jugadores están muy bien preparados. Sin duda Magnus Carlsen sigue demostrando que tiene todo para convertirse en campeón mundial. A pesar de no haber competido en los torneos de candidatos, pues el sistema le parecía absurdo, es claro que el nivel del noruego es extremadamente pulido. Sus triunfos ante las grandes luminarias del ajedrez: Aronian, Kramnik, Nakamura, Anand, entre otros, lo colocan como un jugador que, de darse las condiciones necesarias por parte de la Federación Internacional, podría estar en unos pocos años, disputando el título de Campeón del Mundo. Por lo pronto, Boris Gelfand es el elegido al ganar los encuentros de candidatos. Curiosamente a veces la vida se encarga de que no se cumplan los pronósticos. No basta ser el mejor jugador, ni haberle ganado a todos los mejores en las competencias más fuertes del mundo. Falta que el organismo que rige al ajedrez mundial arme un ciclo para que los jugadores busquen llegar a ser el retador al campeón del mundo actual (Anand), el cual quite el azar o las partidas rápidas para clasificarse. Lo hemos dicho aquí antes: hoy en día hay muchos más jugadores y los ciclos de torneos zonales, interzonales, matches de candidatos, campeonato mundial, están rebasados por la gran cantidad de jugadores, particularmente muchos jóvenes, que buscan la cúspide del ajedrez mundial. Por ello, la FIDE necesita hacer un sesudo análisis y salir con una propuesta víable. Así, los jugadores que busquen el título máximo del ajedrez, lucharán por hacerse del mismo en condiciones justas, parejas y estables. Por el momento no existe y cosa curiosa, podría hacer que Carlsen no llegase jamás a disputar un título mundial, lo cual quizás sería el equivalente a Paul Keres, de Estonia, que a pesar de tener todos los elementos y virtudes para luchar por el campeonato mundial, se interpuso el destino, la segunda guerra mundial, entre otras dificultades, para que no pudiese jamás a enfrentar al poseedor del título máximo. Por el momento, sin embargo, sigamos las partidas del torneo de reyes en Rumania. Hay un ajedrez de primer mundo, muy fuerte, con partidas extraordinarias, las cuales pueden analizarse con comentarios de grandes maestros en www.chessbase.com, unas pocas horas después de haber concluido la ronda.