"El fonógrafo, ecos del pasado", en el Museo Franz Mayer

miércoles, 29 de junio de 2011
MÉXICO, D.F. (apro).- Aproximadamente 70 gramófonos y fonógrafos se exhiben actualmente en el Museo Franz Mayer de la Ciudad de México, pertenecientes a la colección del ingeniero Salvador Vélez García. Además, se presentan registros fotográficos que pertenecen al acervo de la Fonoteca del INAH, y grabaciones originales de los acervos de la Comisión Nacional para el Desarrollo de los Pueblos Indígenas, la Fonoteca Nacional y la Biblioteca Donald C. Davison, de la Universidad de California. Recordemos que el inventor Thomas Alva Edison construye en Estados Unidos, a finales del siglo XIX, el primer aparato grabador y reproductor de sonido. Es exactamente en 1878 que se conocerá popularmente como fonógrafo y que inventores y firmas corporativas se dan la tarea de producir estos aparatos y los gramófonos que se utilizan para la reproducción del disco plano. Salvador Vélez García inició su colección hace 40 años y hasta el momento cuenta ya con 350 piezas. El mismo ha dicho que “estos aparatos les dieron voz a las personas para que se hicieran presentes y eternizaran sus memorias”. Una de las piezas que destacan es un fonógrafo de 1898, el más antiguo, que fue utilizado por el etnógrafo noruego Kral Lumholtz para grabar música y ceremonias rituales en las comunidades indígenas de los huicholes y tarahumaras. La curaduría estuvo a cargo de Luis Lledías, quien dividió la muestra en cuatro núcleos temáticos que permiten que el espectador conozca estas piezas y que, a través de una historia cronológica, pueda saber los procesos de llegada a México y el uso que se les fue dando, así como las prácticas etnográficas y para grabar repertorios musicales y encuentros políticos. Distribuida bajo los títulos “La memoria del sonido”, “la Máquina parlante”, “Fotografías” y por último “Salas de audio”, el visitante logra tener un panorama rico y completo de este gran invento y sus usos. Se exhibe una sección donde se puede conocer el funcionamiento interno de estos aparatos, sus accesorios, marcas y los lugares donde podían comprarse. También se presenta una grabación realizada por el expresidente Porfirio Díaz a manera de respuesta al inventor Thomas Alva Edison. El éxito de este invento tuvo una popularidad tremenda de tal manera que llegó a escucharse en las alamedas y quioscos de nuestro país, así como para musicalizar en las salas de cine. La muestra es realmente muy completa e interesante, pues durante la exposición se ha organizado una serie de conferencias con temas de conservación, así como la posibilidad de revivir el patrimonio sonoro en México. A partir de agosto próximo, dentro del programa educativo, se presentaran varias mesas redondas que impartirán expertos en el tema. Las mesas son las siguientes: “Historiografía de la máquina de murmullos”, “Los sonidos en México como aportación al arte popular”, “Forma. Sonido y memoria”, “Conversando con los sonidos” y “Exhibición sonidera”, esta última se realizará en el claustro del museo. Sin duda vale la pena acercarse a visitar está muestra que permanecerá abierta al público hasta 21 de agosto. El Museo se encuentra en Av. Hidalgo No 45, Centro Histórico.

Comentarios