La Encuesta de Hábitos Culturales, sin estudio analítico

miércoles, 27 de julio de 2011
MÉXICO, D.F. (apro).- En diciembre de 2010 el Consejo Nacional para la Cultura y las Artes (Conaculta) presentó la Encuesta Nacional de Hábitos, Prácticas y Consumo Culturales que reveló, entre otros datos, que el 48% de la población está “poco o nada interesado en la cultura”. De entonces a la fecha, el estudio ha sido objeto de diferentes opiniones, comentarios, ensayos y análisis que lo señalan como insuficiente y/o deficiente para poder elaborar los indicadores necesarios para fundamentar la política cultural que la actualidad requiere. En enero de este año, por ejemplo, el Grupo de Reflexión sobre Economía y Cultura (Grecu), encabezado por el periodista Eduardo Cruz Vázquez, realizó en la Universidad Autónoma Metropolitana-Xochimilco un encuentro para analizar la encuesta. El economista Ernesto Piedras y su consultoría Nomismae Consulting S.C., fue contratado por Consuelo Sáizar, titular del Conaculta, para hacer el análisis de la encuesta, así como del Atlas de Infraestructura y Patrimonio Cultural de México. Al respecto, el periodista Eduardo Cruz Vázquez informó en su columna del pasado 4 de abril en el diario El Economista, que se le pagarían un millón 392 mil pesos por realizar la evaluación de ambos documentos; un estudio nacional sobre el consumo y la demanda por bienes y servicios culturales; y un estudio nacional sobre el valor económico de la cultura (producción y empleo). Se esperaba, así lo había anunciado el propio Piedras en su participación en la reunión del Grecu en enero, que en marzo estaría listo su análisis. En la presentación de la Encuesta…, en la que estuvieron Sáizar y el economista, {el aseguró que se tendrían las reflexiones “más completas” para el primer trimestre de 2011. Hasta hoy sin embargo, el estudio no ha sido ha sido dado a conocer en alguna presentación pública ante los medios de comunicación, especialistas o estudiosos, algunos de los cuales dan por hecho incluso que Piedras todavía está preparando el análisis. Así lo manifestó recientemente Carlos García de Alba (http://economiacultural.xoc.uam.mx/index.php/garcia/177-diplomacia). Confusión Lo que dio a conocer recientemente Piedras, en una entrevista con el semanario Proceso, fue el Índice de Capacidad y Aprovechamiento Cultural (ICACE) pero asegura que nada tiene que ver con el estudio que le encomendó el Conaculta, sino que éste es un producto independiente de Nomismae. “Es nuestro”, se encargó de subrayar el economista en su momento. Al comentar el Icase en su sitio web culturamexico, el promotor cultural Carlos Villaseñor hizo notar que desconocía si este índice es parte del análisis que el Conaculta se comprometió a entregar hacia el primer trimestre de este año. Y es que, al no haber un anuncio oficial sobre el estado que guarda el análisis encomendado por el Consejo a Piedras, se ha prestado a una confusión o cuando menos a dudas. Cuando el economista dio a conocer a Proceso el ICACE aclaró algunos aspectos. Por principio que a él no se le encomendó un análisis del Atlas…, sino sólo de la Encuesta… Y aseguró respecto a ésta última: “Quedó por nuestra parte entregada. La entregamos en tiempo y forma y sabemos, yo personalmente no lo he visto pero me dijeron, que ya está todo subido a la página de Conaculta. Eso lo hicimos.” Y cuando se le preguntó si habría una presentación dijo que a él en lo personal no se le había solicitado por parte del Conaculta: “Lo entregamos y no tenemos una presentación pública, intuyo y me he quedado un poco con esa duda, que ellos consideraron la presentación pública subirlo a la red.” Pero en la red lo único que aparece es la Encuesta Nacional… original, sin análisis de ningún tipo. Hay también encuestas prácticamente idénticas por entidad federativa, igualmente sin análisis, y luego un Comparativo estatal de resultados básicos, en donde se pueden ver cifras comparativas de los diferentes estados de la República en rubros como Lectura, Asistencia a espacios y recintos culturales, y Asistencia a espacios y recintos culturales en el último año, entre otros. Pero los tres están publicados desde 2010, no hay nada nuevo de marzo a la fecha. A través del área de Comunicación Social se preguntó a Consuelo Sáizar si el ICACE difería del análisis pagado a Piedras, si él ya lo había entregado y por qué no se habían dado a conocer los resultados todavía. La propia Sáizar contestó en un correo electrónico un escueto: “Sí, ya está en línea, efectivamente.” Entonces se le insistió en que lo que se quería saber era el contenido completo del análisis, de la interpretación de los datos, de la forma en que impactarían las políticas culturales, además de su opinión como titular del Conaculta del trabajo entregado por Piedras. Jamás volvió a contestar. Respondió vía correo electrónico Luis Jáuregui Nares, coordinador de Innovación y Calidad del Conaculta. Comentó que “de acuerdo a las indicaciones de Edson Alamilla (jefe de Prensa del Consejo)”, enviaba las encuestas de hábitos culturales. Y envió anexos --como aparecen en la página hasta esta fecha-- la Encuesta… como tal (sin interpretación) y el avance del comparativo, publicados desde diciembre del año pasado. Y al avisar vía telefónica a esta reportera que Jáurequi enviaría los estudios, Alamilla advirtió que ya no habría más información, dando --por su cuenta-- por saldado el asunto. El recurso, quizá, para tener acceso al análisis que Piedras asegura entregó “en tiempo y forma”, sea acudir al Instituto Federal de Acceso a la Información (IFAI). La pregunta es para qué entonces mantener un área de Comunicación Social con todos los gastos de operación que implica (sólo el sueldo de su titular asciende a 119 mil 747 pesos mensuales).