A Carranza lo mataron, no se suicidó: historiador

lunes, 4 de julio de 2011
MÉXICO, D.F., (apro).- Lejos de la hipótesis difundida por los historiadores, Venustiano Carranza no se suicidó: fue asesinado. A esta conclusión llegó el cronista e investigador Miguel Ángel Andrade Rivera, quien recorrió la ruta de Carranza, pasando por Zacatepec, Temextla, Patla, y Santa Lugarda; Cuatro Ciénegas, Monclova y Saltillo, en Coahuila La investigación de Andrade es una deuda con su biografía personal. Leyendo al escritor Luis Cabrera, se percató que en sus obras hablaba de Modestia Álvarez Vargas, tía-abuela de Miguel Ángel Andrade: “Empecé a recorrer la sierra para recoger los testimonios de los sobrevivientes que trataron de cerca a Venustiano Carranza, tomé fotos, hurgué archivos personales y recogí testimonios”. Así se confeccionó “Un mantel oloroso a pólvora”, novela histórica publicada con la firma de Miguel Ángel Andrade por la Secretaría de Cultura de Puebla. En su libro “Carranza puente entre siglos”, el historiador Enrique Krauze refiere que la mañana del 21 de mayo de 1920 Carranza se suicidó. En su investigación, Andrade encontró que Carranza tenía dos balas en el pecho y la trayectoria del proyectil claramente indica que le dispararon de frente. En su novela, Andrade pone a la mente de Carranza a hablar como un personaje con vida propia, internado en la sierra de Puebla, a raíz de las embestidas de los firmantes del plan de Agua Prieta. A partir de ahí, mediante escenas narrativas, reconstruye la historia que recogió a partir de testimonios. Miguel Ángel Andrade Rivera nació en Poza Rica, Veracruz, el 9 de septiembre de 1959. Fue becario en Letras del Fondo Estatal para la Cultura y las Artes del Estado de Puebla. En 2009 este fondo determinó financiar la investigación de su proyecto de novela “Una mantel oloroso a pólvora”.

Comentarios