Final del campeonato ruso

jueves, 18 de agosto de 2011
MEXICO, D.F. (apro).- En estos días se está jugando la gran final del campeonato ruso. A diferencia de lo que se daba cuando la Unión Soviética existía, debido a que hay muchísimos jugadores de gran nivel que juegan, y que además, los tiempos han cambiado, en el sentido que los torneos largos que se hacían antes de hasta de 20 rondas ya no son posibles, el esquema de la gran final rusa es con solamente los ocho mejores jugadores del momento (todos rusos, desde luego). Tenemos entonces a: Timofeev, Galkin, Nepomniachtchi, Kramnik, Morozevich, Karjakin, Grischuk y Svidler. De estos ocho solamente hay un excampeón mundial, Kramnik, aunque, desde luego, eso no quiere decir que el nivel sea bajo. De hecho, Peter Svidler no ha sido campeón mundial nunca, pero ostenta ya tres títulos del país donde más se juega al ajedrez en el mundo, Rusia. Cabe señalar que hay jugadores notables. Por ejemplo Karjakin, quien fuese en su momento el gran maestro más joven del planeta (escasos 12 años), ha mejorado notablemente y ya tiene en su haber títulos como el de Wijk aan Zee, en Holanda, que es el primer torneo de elite que se organiza anualmente en ese país. Karjakin es de esos jugadores en ascenso, con pocos sobresaltos en su nivel de juego ya avanza, pian pianito, en su nivel de ajedrez. En mi opinión, en unos pocos años veremos a un jugador que estará quizás luchando por el título mundial. Karjakin es joven, talentoso y además, con hambre de ajedrez, motivación necesaria para desempeñarse en este ajedrez de tan alto nivel. Svidler, por su parte, ha sido ya tres veces campeón de Rusia y aunque se le ha visto alejado de los grandes torneos, parece haber regresado con mucho empuje. De hecho, ya ha ganado esta edición de la final rusa una ronda antes de terminar el torneo. Tiene 5 de 6 puntos posibles y su más cercano perseguidor (Grischuk y Karjakin), tiene 3.5 puntos. El desempeño de Svidler es notable: venció a kramik, Nepomniachtchi, Galkin y Timofeev, para empatar con Grischuk y Karjakin. Sólo le falta Morozevich, pero ya el título es suyo, aunque pierda. Su nivel lo ubica con 2 mil 739 puntos, pero faltando una ronda ya ha ganado 18 puntos de rating en un solo torneo. Una hazaña a este nivel. Grischuk, en cambio, perdió la partida individual con Kramnik, pero ha demostrado en los últimos años un empuje por demás extraordinario. Llegó a la final del torneo de candidatos contra Gelfand, pero éste último logró vencerlo en las partidas de desempate, después de un largo mes de ajedrez con los jugadores más calificados. Ahora se ubica en el segundo sitio, junto con Karjakin, del ajedrez ruso y aunque se habla poco de él, tiene sobrado talento para permanecer en la elite. Morozevich, por su parte, es de una inconstancia inusual. Puede jugar un torneo y literalmente arrasar con los rivales par después quedar en la siguiente competencia en último sitio. Sus aperturas siempre han sido criticadas por lo arriesgadas de las mismas y Caissa, la diosa del ajedrez, lo ha castigado por ello, sacándolo del “club” de los jugadores con más de 2 mil 700 puntos de rating. Sin embargo, Morozevich se ha aplicado en los últimos meses y está recuperando terreno. Si las cosas siguen así, en la siguiente lista tendrá 2 mil 701 puntos. Sobre Nepomniachtchi, hay que decir que por algún tiempo se escuchaba su nombre, pero de repente hubo silencio absoluto. Son jugadores “discretos” en un muy competido mundo. Trabajan duro y la inclusión de Nepomniachtchi no es gratuita. Finalmente tenemos a Galkin y a Timofeev, quienes por primera vez encuentran tan dura relación de fuerzas de sus rivales. Por una parte, Galkin está teniendo un desempeño que corresponde a su rating mientras que Timofeev lleva cuatro derrotas y solamente tiene dos empates en su haber. Ha perdido ya unos 16 puntos de rating.

Comentarios