"El Hombre Lobo" y los tritonos del diablo

jueves, 1 de septiembre de 2011
“EL HOMBRE LOBO” Y LOS TRITONOS DEL DIABLO Roberto Ponce MÉXICO, D.F., 31 de agosto (apro).- En octubre próximo se cumplen 70 años de la filmación de El Hombre Lobo, clásico del género de horror a cargo del director George Waggner (Universal Studios), que protagonizara Leon Chaney y cuyo tema musical de tres notas evocara el peligroso “Intervalo del diablo” (Diabolus in musica), proscrito por la Iglesia Católica medieval. La impresión que causó en el público aquella cinta de 1941 (intitulada The Wolf Man) se intensificó con la música, que combinara la inspiración de Frank Skinner, Hans Salter y Charles Previn (tío del reconocido compositor André Previn). Hace una década, cuando Universal se dio a la ambiciosa tarea de publicar en DVD digital sus viejas películas de monstruos, para reconstruir la banda sonora original de El Hombre Lobo, llamó al célebre conductor de orquesta y compositor William T. Stromberg, así como al historiador de filmes musicales John Morgan, quien dijo: “Lo que caracteriza a la música de las antiguas películas de terror, cuando las comparamos a tantas que hay ahora con el mismo bajo presupuesto de aquel entonces, es que tenían música auténtica. Había verdaderos compositores quienes no trabajaban para las películas de gran presupuesto y eran compositores de primera categoría, aunque recibieran salarios de segunda. “Porque el hecho de tener una orquesta reducida no significa que dejen de pensar en crear alternativas para lograr una música maravillosa. En la música actual abundan un montón de sonidos monótonos demasiado largos o los lugares comunes que se vienen plagiando desde Psicosis de Alfred Hitchcock y siempre es lo mismo. “No es una música que incluya sonidos cuyo atractivo consista en penetrar el alma o la psicología de los personajes, ni tampoco se involucra en el drama o en la ambientación que dicha película destaca. Pareciera como simple papel tapizado con una paleta de colores.” Pero la música que se hacía para las cintas de Universal y la que se compuso para El Hombre Lobo, y muchas otras como La novia de Frankestein, de Franz Waxman, es genuina. Señala William Stromberg, famoso por sus múltiples compilaciones de discos CD con música de añejas cintas de horror dirigiendo orquestas rusas, húngaras y checas: “Cuando preparo la banda sonora de las nuevas grabaciones de los filmes clásicos, a mis hijos les encanta verme trabajar y se han aprendido los temas de todas ellas desde que tenían dos y cuatro años de edad. Su preferida era El Hombre Lobo pues la reconocían inmediatamente por sus tres notas y las cantaban a menudo para mí.” Agrega Morgan: “El tema de El Hombre Lobo posee un motivo famoso de tres tonos, es un esbozo de lo que en la música de la Edad Media se le conoció siempre como un intervalo prohibido y que poseía las connotaciones de ser el Intervalo del diablo o El diablo en la música, como se le llamaba. “Los compositores han echado mano de él en la música para presentar a los malvados y a lo maligno, lo siniestro y lo satánico. El funeral de Bela (Lugosi) en la película El Hombre Lobo es un ejemplo perfecto de la música escrita para el filme, se trata de una larga secuencia, que conlleva a la cripta sobrecogedora. Muchas partes fueron cortadas, pero se trata una pieza de ocho minutos con una música orquestal maravillosa, a la manera de una endecha. Básicamente se trata de un cantus firmus (“melodía firme”) que se repite y juega con los motivos sobrepuestos al principal.” Otra escena escalofriante que sigue el pulso de una palpitación sonora (“corazón musical”, lo llama Morgan) ocurre cuando el protagonista de El Hombre Lobo, Larry Talbot (Lon Chaney), corre a su hogar para buscarse si le ha crecido pelambre lupino en la piel, pues ya se encuentra obsesionado con la idea de que realmente sea él un monstruo asesino como lo acusan de ser.” Universal hizo lo mismo con La novia de Frankestein en las escenas de laboratorio y la música proporcionó un efecto sorpresivo excelente. El 90% de la música de El Hombre Lobo es completamente original y Universal continuó usándola en muchas más de sus películas de horror. Parte de ella estaba en El Monstruo de la Laguna Negra y el tritono de El Hombre Lobo volvería a aparecer en secuelas posteriores del mismo tema que diera vida Lon Chaney en la pantalla grande, desde hace 70 años. Al parecer, en la Edad Media el tritono o intervalo de tres tonos enteros (es decir, intervalo de cuarta aumentada de Do-Fa#, o quinta disminuida Do-Sol bemol) comenzó a considerarse como peligroso cuando Guido d’Arezzo desarrolló su sistema de hexacordos y a raíz de la introducción de un Si bemol como nota diatónica. Lo que se prohibía no era sino el sonido simultáneo de Mi contra Fa, de ahí la rima: Mi contra Fa, Diabolos est in Musica (ver también “Solmización” en Diccionario Enciclopédico de la Música. Alison Latham, compilador. 1685 páginas, Fondo de Cultura Económica, México, 2009). The Wolf Man. 1941, 70 minutos. Cinta protagonizada por Lon Chaney Jr como El Hombre Lobo. Claude Rains, Warren William, Ralph Brellamy, Patrick Knowles, Bela Lugosi, María Ouspenskaya y Evelyn Ankers. DVD Universal (903 341 9).