Quilapayún, 45 años: "Que Víctor Jara no se olvide"

miércoles, 14 de septiembre de 2011
Para conmemorar sus 45 años como grupo, el conjunto folclórico chileno ofrecerá en México, hoy miércoles, un concierto en homenaje a uno de los más célebres cantautores latinoamericanos de protesta, Víctor Jara. Eduardo Carrasco, desde Santiago de Chile, se remonta a los orígenes para recordarlo, pues en 1966 Jara empezó con Quilapayún. MÉXICO, D.F. (Proceso).- Pilares del canto libertario del folclor latinoamericano cuya senda musical arrancó en Santiago de Chile hace 45 años, las dos generaciones integrantes de la histórica agrupación Quilapayún regresan a México para celebrar sus 45 años con un concierto en memoria del cantautor Víctor Jara, el miércoles 14 en el Teatro Metropolitan. “Hace dos años nos pusimos a buscar varias canciones de Víctor Jara que justo acabamos de terminar de montar para el público mexicano. Los inicios del Quilapayún fueron en 1966 con él, y recordar aquellas composiciones suyas de esa época resulta muy emotivo, pero también posee un significado trascendental: que Víctor Jara nunca se olvide”, dice desde tierras araucanas Eduardo Carrasco. “Víctor Jara era un compañero entrañable que cayó víctima de la violencia, un mártir, habiendo seguido un camino determinante para nuestro grupo en los años cuando se formó Quilapayún. Además, tuvo una altura personal intensa por su trabajo artístico y su compromiso social que nosotros vivimos con él. Había sido una casualidad del destino habernos encontrado… “Y cuando la dictadura, como él era uno de los cantores más radicalizados que se encontraban en Chile, los militares se ensañaron para atemorizarnos como músicos de la Unidad Popular y aterrorizar al pueblo. De los artistas más comprometidos con el gobierno de Allende y lo que hicieron los militares fue ensañarse con él, para atemorizarnos como músicos y también al pueblo de Chile, quisieron acallar su voz. No lo consiguieron.” Carrasco, nacido en 1940, escribió “Canción para Víctor Jara” que grabara Quilapayún en el disco Umbral, de 1979: Pensar que recorrimos la antorcha [más unida… Cuando tú nos traías, un día de [noviembre, Melodías del arado y tezos para el alba… Aquí tienes la palabra para volver al [día. Toma mi voz entonces, hagamos con tu [sangre Venganza y poesía, vistámonos de patria. Callémonos cantando canciones de [victoria… “Queremos recordarlo siempre. Cantando sus canciones es la mejor manera. De hecho, en todos nuestros recitales comenzamos con un homenaje a Víctor Jara, y en cualquier parte del mundo donde estemos. Hoy mismo, por la noche, iniciaremos con ‘Plegaria a un labrador’.” Levántate y mira la montaña de donde viene el viento, el sol y el agua, Tú, que manejas el curso de los ríos. Tú que sembraste el vuelo de mi alma. “Obviamente tú tienes que comprender que Víctor Jara fue una figura muy cercana al Quila, muy íntima, un amigo que compartió con nosotros el escenario y también su vida, en tantos conciertos que hicimos juntos, discos, canciones. Jugó un rol invaluable en la definición del carácter del conjunto, y al día de hoy todo lo que aprendimos de él sigue estando presente en el grupo. Nunca se nos olvida. Víctor Jara se quedó con nosotros, de ahí que cantar sus canciones fuera una exigencia fundamental que tuvimos por el camino que recorrimos.” A lo largo de estos 45 años el conjunto ha grabado 38 álbumes. Los más recientes, Siempre (2007) y Solistas (2010). El primero incluye dos piezas de Jara, “Manifiesto” e “Himno a la victoria”, que van a cantar aquí. “Una mitad del recital se lo dedicaremos a él, en total interpretaremos unas doce canciones suyas. En la otra parte tocaremos nuestros temas.” Un DVD del grupo está por salir con melodías que grabó en vivo Quilapayún en 2010, con piezas de Jara. No nos moverán –¿Sigue creyendo en el socialismo como opción viable para la humanidad? –Claro. No sólo es una opción sino que ha sido una realidad, porque es la contrapartida del liberalismo y su función ha sido vital para nuestros países, pues justamente por las propuestas socialistas se han generado formas de protección social para la gente con mayores problemas, lo cual ha significado asimismo un crecimiento en la solidaridad. “El socialismo ha implementado que la sociedad actual no esté gobernada por ‘la ley de la selva’, del ‘sálvese quien pueda’, ha dejado su huella de humanismo en sociedades y gobiernos que, sin dejar de ser capitalistas o de corte liberal, las aprovechan. Su rol en nuestra historia me parece muy valioso. Y continuará siéndolo en el futuro.” –Desde luego, el pensamiento socialista se ha transformado a través de los años, desde que Quilapayún nació... –En aquellos tiempos de los años sesenta, los de la Guerra Fría y conflictos entre los bloques soviético y los países occidentales, las propuestas del socialismo se entendían bastante antagónicas con respecto a las de sociedades liberales. “Pero después este conflicto se matizó, o sea, en esa oposición tan tajante hubo tendencias socialistas que perfectamente armonizaron con sectores de capas medias, como la democracia cristiana y otras. El pensamiento socialista seguirá jugando un rol central en el futuro del mundo.” Se le pregunta su opinión en torno a la necropsia practicada hace algunos meses en Chile, reiterando que el expresidente Salvador Allende se había suicidado. Es evidente que Eduardo Carrasco no desea polemizar. “Bueno, mira, o sea… Nosotros no tenemos en el grupo ninguna otra opinión más que las mismas de la Fundación Salvador Allende y de su familia, fue un proceso cuyo seguimiento se solicitó con rigor científico y respetamos las conclusiones.” Para el músico, el hecho de que Allende haya sido asesinado por los militares o se suicidara nunca ha sido un asunto trascendente para Quilapayún, toda vez que lo que importa es que “Allende se jugó la vida hasta el final por la democracia en nuestro país”, y ya entrar en detalles de cómo murió “puede ser valioso para la historia, no para las personas que vemos en él un emblema cuya influencia tuvo consecuencias políticas” hasta nuestros días. “En tal sentido debemos recordarlo y tenemos que admirar su ejemplo.” Espíritu latinoamericano –Integrantes históricos de Quilapayún han integrado en el grupo a algunos de sus hijos, y el sonido del conjunto suena fresco, pero ¿les sigue interesando la música folclórica andina? Carrasco revira con entusiasmo: –¡Claro, claro que sí, al Quile le importa mucho la música chilena! Creo que lo que caracterizó precisamente al Quilapayún fue que nos abrimos a la música del continente. Nacimos de una generación donde se despertó de nuevo el magno sueño latinoamericanista y por eso cantamos canciones de México, Bolivia, Argentina, Perú, Panamá, Cuba y hasta de Brasil. Nuestra frontera es América Latina. Quilapayún no se restringió al folclor musical chileno, aunque cantamos temas de Violeta Parra y de Víctor Jara. “Si te fijas, en nuestro repertorio prevalece un espíritu latinoamericano. En México hemos encontrado amigos que tocan zampoñas, quenas, charangos, nosotros también tocamos instrumentos mexicanos, el cuatro, y en una canción como ‘La muralla’, que nos piden mucho, el texto es de un poeta cubano, la música es nuestra y el ritmo es venezolano.” Enfatiza a Proceso que esa misma noche de entrevista se presentarían en El Rincón Alto de la cordillera chilena, “concierto amigable y para un público no muy numeroso, una cosa pequeña, recordando la época cuando éramos más jóvenes”. –El grupo abrió hace poco su página oficial en la dirección www.quilapayun.com y parece gustar de las posibilidades del internet. –Ahí estamos transmitiendo estos conciertos directamente del espectáculo, la otra vez dimos una audición y la gente pudo escuchar nuestro concierto en todo el mundo, nos piden canciones de distintas partes, nos mandan mensajes…” “Pero para serte franco ahora lo que más nos interesa es nuestra visita a México, hemos estado ensayando pues aparte del concierto en el Teatro Metropólitan el 14 de septiembre, nuestro amigo que organiza la gira, Iquíngari Carranza, director del Centro Cultural El Juglar allá, ha preparado otras presentaciones en Coyoacán, en Iztapalapa, creo, ya es la tercera ocasión que nos lleva a una gira por México.” Ciertamente, los Quila son de los conjuntos chilenos más queridos desde que se presentaron en México a mediados de los años setenta. “Para nosotros México no es un país cualquiera, lo digo de todo corazón, es una de las naciones que hemos sentido como una especie de esencia de América Latina. Nos gusta mucho estar allá, encontrarnos con los amigos, con nuestro público, para nosotros es apasionante… Y México es un país lejano al mismo tiempo para Chile, imagínate, estamos en los dos extremos de América Latina. Sin embargo, somos dos pueblos con gran afinidad mutua, existe una fuerte solidaridad que resulta bastante sana para recordar siempre. Por su población, por sus costumbres, música y arte, México nos resulta tremendamente afectivo.” –¿Cómo va el juicio de los miembros históricos de Quilapayún contra quienes usurparon el nombre del conjunto? –Les ganamos el juicio en Francia y tienen prohibido actuar con nuestro nombre. La primera vez que a Parada se le ocurrió hacerlo tuvo que pagar una fuerte multa. “Ahora nos hallamos en espera del juicio en Chile que esperamos también ganar, no hay ninguna razón para que no suceda así. Desgraciadamente la justicia chilena es muy lenta. Nosotros ponemos las fotos del Quilapayún como un álbum escolar y decimos: ‘Vean, ésta es del 68, éstas otras de 70, de 75, de 86, y ¿quiénes están ahí? Somos nosotros, los integrantes históricos del Quila: Carlos Quezada, Hernán Gómez, Guillermo García, Ricardo Villegas, yo…” La doble conmemoración comenzará este miércoles 14 a las 20 horas.

Comentarios