"El Planeta de los Simios": el virus de la evolución

jueves, 22 de septiembre de 2011
MÉXICO, D.F. (apro).- Los virus están de moda, al menos en las películas: zombis y vampiros, virus mortales que atacan a la humanidad, guerras biológicas, y ahora también simios que amenazan a los humanos y se vuelven los amos del mundo. Y entonces… nuestro ego se va por los suelos y dejamos de ser la especie dominante. Como su nombre lo indica, El origen del planeta de los simios cuenta la forma en que los simios comenzaron a evolucionar. Y todo por nuestro complejo de dioses. Resulta que un científico llamado Will Rodman (James Franco) está buscando la cura para el Alzheimer, para lo cual necesita experimentar en chimpancés con un virus que ayuda a que las células del cerebro se reparen. Las cosas salen mal en una etapa del estudio y el doctor Rodman termina con el hijo de uno de los sujetos del estudio. Ahora Rodman tendrá que cuidar a dos personas en primer lugar: su padre (John Lithgow) y el pequeño chimpancé llamado César (Andy Serkis, caracterizado), un sujeto extremadamente inteligente. Pero su instinto sigue ahí y, para colmo, su padre y mentor consigue a una linda chica veterinaria (Freida Pinto), y entonces César comenzará a sentirse fuera de lugar. Así pues, bajo ciertas condiciones, la violencia natural del chimpancé se manifestará de manera fatídica, espontánea y liberadora. Sumisión, evolución, supervivencia, rebelión, soberbia… son algunos de los temas que aborda la cinta de manera inteligente, quizá con un par de fallas narrativas, como por ejemplo soluciones un poco apresuradas, pero en general es una cinta bastante disfrutable y genera expectativa de lo que podría ser una secuela. Bien las actuaciones de Lithgow y Franco, pero sus historias son secundarias; César es el amo y señor, junto con su bola de simios, claro está.

Comentarios