Nuevo disco del Trío Coghlan

lunes, 5 de septiembre de 2011
MÉXICO, D.F. (Proceso).- Se acaba de presentar el 31 de agosto en el estudio A del Instituto Mexicano de la Radio, la tercera producción discográfica del Trío Coghlan, integrado por Teodoro Gálvez en el violín, Patricia Hernández en la viola y Luz María Frenk en el violonchelo. Luego de varios desafortunados eventos en la vida del trío (accidentes automovilísticos, cancelaciones e incluso intervenciones quirúrgicas) se completó la grabación de Trióxido de cuerdas, una colección de 6 partituras nuevas escritas especialmente para el trío. En tres ocasiones ha contado con el apoyo del Fonca para este tipo de formación, pues hasta unos años existían solo tres piezas mexicanas escritas por Manuel M. Ponce y Carlos Chávez. Ahora cuentan con un repertorio más amplio de compositores como: Mario Lavista, Eduardo Angulo, Samuel Pascoe y Federico Ibarra, entre otros. Cuenta Teodoro Gálvez a Proceso: “Para nosotros es muy importante apoyar también a los compositores de nuestro tiempo, desde que iniciamos el trío nos dimos cuenta de que casi no existían obras mexicanas para esta dotación, así que empezamos a trabajar en esto comisionando a compositores mexicanos para iniciar la creación de un nuevo repertorio para trío de cuerdas.” Y agrega: “Hemos escogido a los compositores del medio musical que nos gusta su estilo. Simplemente platicamos con ellos y llegamos a un acuerdo, afortunadamente el Fonca nos ha apoyado económicamente en varias ocasiones para este fin.” El trío tomó su nombre en homenaje al pintor acuarelista sinaloense Eduardo Coghlan (1928-1995), con quien encontraron afinidad en su frase: “La música de un concierto, al igual que los trazos de una acuarela, se tocan una sola vez sin cabida al error”, misma que resume a la perfección la ideología del grupo. Formado en 1997, el grupo ha participado en una gran cantidad de festivales nacionales e internacionales así como en diversos proyectos escénicos y musicales. Aun así su principal meta es interpretar las partituras escritas para esta inusual formación. Dice Gálvez, también director musical del trío: “Iniciamos el trío porque nos gusta mucho tocar música de cámara, la finalidad de hacer trío es dar a conocer al público las valiosas obras que existen para esta dotación, de compositores como Mozart, Haydn, Beethoven, Schubert y muchos más, este repertorio es muy poco interpretado en nuestro país, y desde 1997 nos hemos dedicado a darlo a conocer en nuestros conciertos.” Trióxido de cuerdas cuenta con partituras compuestas por Eugenio Toussaint, Eduardo Gamboa, Leonardo Coral y los jóvenes compositores Francisco Cortés-Álvarez y Diana Syrse Valdés, cuyas grabaciones en el disco son estrenos mundiales. Finaliza Gálvez: “La música nueva es algo que nos gusta mucho, al tocarla y grabarla apoyamos a los músicos de nuestro país.”