Ser o no ser Darth Vader o el caso del nunca bien ponderado David Prowse

martes, 10 de enero de 2012
MÉXICO, D.F. (apro).- Todo el mundo conoce a Darth Vader. Bueno, si no todo el mundo, al menos millones de personas que vieron la película y varios miles que no la vieron, pero que igual lo reconocen, lo cual no ocurre con el actor principal que encarnó al personaje. Y digo principal porque fueron cuatro los que dieron vida al archivillano: El fallecido actor, director y escritor Sebastian Shaw (1905-1994); el famoso actor de color, de voz inolvidable, James Earl Jones; Bob Anderson, esgrimista y coreógrafo, quien falleció el pasado 1 de enero a los 89 años, y el principal, David Prowse. De todos los involucrados, podríamos decir que la situación de Prowse es la más dramática, pues además de que la máscara de Vader ocultaba su rostro, la voz que escuchamos en la cinta no es la de Prowse, sino la de Jones. La cosa no termina ahí: se supone que en El retorno del Jedi, la tercera y última película de Prowse como el archivillano de la saga, Vader se iba a quitar la máscara y por fin se vería el rostro de Prowse. No fue así. El actor que dio la cara fue el histrión Sebastian Shaw. Todavía hay más. Resulta que Prowse no era muy diestro con la espada, así que para El imperio contraataca y El retorno del Jedi, se decidió que las escenas de pelea con el sable láser las hiciera Bob Anderson, quien había sido contratado para hacer la coreografía de las batallas de capa y espada. Anderson falleció el 1 de enero de 2012. En El imperio contraataca, Prowse no se enteró que Vader era el padre de Luke hasta que vio la película; resulta que a él le dieron otro script, y que sólo el director (Lawrence Kasdan), Lucas y un par de personas más sabían de esa situación. A pesar de todo lo anterior, Prowse participaba en las diversas convenciones para fans de Star Wars, hasta que en 2010 el creador de la saga, George Lucas, le prohibió la entrada. La gente de Lucasfilm le dijo al actor que “había quemado los puentes existentes” entre él y la compañía de Lucas. En 2009 Prowse fue diagnosticado con cáncer de próstata. ¿Quién fue Prowse? David Prowse nació en 1935 en el seno del Imperio Británico. Desde muy temprana edad sufrió síntomas de artritis, pero gracias al ejercicio el padecimiento se esfumó, al menos hasta 1990. En su juventud se dedicó al físico-culturismo y al levantamiento de pesas, disciplina en la que fue bien reconocido. Su inclusión en el cine fue en la parodia de James Bond, Casino Royal (1967); posteriormente participó en Naranja Mecánica de Stanley Kubrick (1971). Y aunque hizo un par de apariciones memorables, como el popular monstruo conocido como Frankenstein (The Horror of Frankenstein, 1970, y Frankensteain and the Horror from Hell, 1974), su nombre adquirió reconocimiento hasta 1977 con Star Wars: Episodio IV. La maldad que le dio fama mundial contrasta con el trabajo que realizó previamente como el Green Cross Man (el hombre de la cruz verde), un súper héroe creado para una exitosa campaña infantil (1975), que alertaba a los niños sobre los peligros de cruzar la calle sin mirar. Así pues, luego del Episodio IV, Prowse quería regresar a ser el chico bueno, es por eso que aplicó para ser Superman, en la versión del mismo nombre realizada en 1978. Finalmente fue Christopher Reeves quien se llevó el papel, Prowse quedó como el entrenador del protagonista. De no ser por Vader, su carrera actoral pasó sin pena ni gloria, aunque ser el villano más popular del mundo, aun en las condiciones que le tocaron a Prowse, no es cualquier cosa: es famoso y firma autógrafos, y posee un sitio web llamado darthvader-starwars.com en donde vende fotos de Darth Vader autografiadas por él. En septiembre de este año apareció su autobiografía titulada Straight From The Force's Mouth: The Autobiography of Dave Prowse; (Directo de la boca de la fuerza: La autobiografía de Dave Prowse). La enfermedad de Prowse parece no ser un impedimento para que siga con su vida: en su sitio web se anunciaron diversas fechas para firma de autógrafos durante diciembre, sin mencionar que el mensaje de bienvenida de la página augura actividad de Prowse en medios de comunicación. Por lo visto, la fuerza está y ha estado con él a lo largo de su vida.