"Gruta de los sueños olvidados", filme de Herzog

martes, 17 de enero de 2012
MÉXICO, D.F. (apro).- Hace dos años el gobierno francés le concedió al cineasta alemán Werner Herzog un extraordinario permiso para entrar con su cámara de Tercera Dimensión (3-D) por las vetustas pinturas rupestres de las grutas de Chauvet-Pont d’Arc, descubiertas hace 17 años al suroeste de Francia, y filmar allí su documental Cave of the Forgotten Dreams (“Gruta de los sueños olvidados”), que estrenará en México. El director de Aguirre: la ira de Dios, Fitzcarraldo y Nosferatu, traerá a nuestro país su testimonial sobre Chauvet, paralelamente al filme de su compatriota Win Wenders, Pina (acerca de la bailarina Pina Bausch, fallecida en 2009), también en 3-D, que exhibirán durante la gira cinematográfica Ambulante en primavera. Werner Herzog consiguió acceso como trabajador voluntario del Ministerio de Cultura galo a las Cuevas de Chauvet-Pont d’Arc, junto al río Ardèche al suroeste de Francia, consideradas como las más antiguas del arte rupestre en el mundo; recibió un euro como pago simbólico y ha donado buena parte de su filmación con fines altruistas. El director rodó acompañado de un equipo de tres personas, bajo extremas reglamentaciones del gobierno francés, en sesiones fílmicas de cuatro horas diarias durante seis días. Cuando en abril de 2011 la película de 90 minutos de duración fue proyectada en salas cinematográficas de Estados Unidos, Herzog declaró a la crítica de arte Joy Dietrich, del periódico The New York Times: “En estas imágenes existe cierto poder extraño y palpable no sólo por cuán bien logradas están las pinturas, sino porque hay algo que nos toca de manera instantánea, algo que es completamente asombroso. Uno es testigo de los orígenes del alma humana moderna y del principio de toda la representación figurativa en el arte. “De inmediato me resultó claro que la cinta debía filmarse en 3-D debido a la atmósfera de enorme dramatismo interior en las cuevas. No nada más vemos estalactitas y estalagmitas o columnas con catedrales cristalinas, sino que también somos testigos de un gran teatro de formaciones, protuberancias, nichos y ondulaciones, siendo todo ello utilizado por aquellos pintores hace 32 mil años.” Maravillas rupestres Herzog relató a Dietrich que su documental “es acerca de una cueva del Paleolítico cuyo descubrimiento constituye uno de los más importantes en la historia de la cultura, ya que las pinturas halladas en esa gruta son las más remotas que existen; fueron preservadas en su estado prístino como en una cápsula de tiempo a través de decenas de miles de años”. De hecho, “una de las laderas rocosas de las grutas que dan al río Ardèche colapsó y tapó la entrada” (ver y escuchar video de la entrevista en dirección de la red internet: http://www.nytimes.com/2011/04/24/movies/). --¿Cómo fueron descubiertas? --Por tres espeleólogos expertos en grutas en 1994. Uno fue precisamente Jean-Marie Chauvet, quien halló dentro un hueco bastante estrecho en las cuevas de Chauvet para penetrar, y yo les dediqué esta película a los tres... “Los primeros homínidos no creaban un arte así, incluyendo a sus parientes cercanos del Hombre de Neardenthal, y lo significativo es que en aquel mismo período los de Neardenthal rondaban en gran número por esa zona, pero no nos dejaron ninguna pintura ni decoraciones. Es importante entonces, pues son creaciones que nos distinguen a nosotros como seres humanos.” Las pinturas de las cuevas de Chauvet representan animales, pero además existe una sorprendente figura femenina. Relata Herzog: “Es interesante mirar ese bestiario donde hallamos animales poderosos como rinocerontes, leones, renos, caballos o bisontes, sin que veamos ningún zorro, ratón o lagartija, y en una pendiente de una roca hay una figura de un cuerpo de una mujer. “Se ve parte de la talla y cómo las piernas van separándose por las rodillas en una postura extraña, cual estatuillas de las Venus que vemos en otras regiones durante aquella era. Lo que resulta peculiar es la parte baja de ese cuerpo femenino que se suspendió del bisonte, pues nos brinda un eco distante en decenas de miles de años hasta Picasso, con su serie de bocetos de Le minotaure et la famme (El minotauro y la mujer). De alguna manera son como trazos de sueños olvidados que aparecerán luego en el arte moderno.” --¿Cree que alguna vez sean abiertas al público estas grutas Chauvet? --No. Definitivamente no va suceder así por lo que pasó en la cueva de Lascaux, hasta ahora la más famosa: se permitió a tantas personas entrar que las exhalaciones de sudor y vapores afectaron gravemente las paredes… “Pero más allá de los efectos, o sea, aun sabiendo que las grutas son muy vastas o que las pinturas datan de decenas de miles de años antes, esto posee interés relativo porque hay algo misterioso que ilumina nuestra humanidad: lo que verdaderamente nos toca al día de hoy es que estas pinturas hacen reconocernos, en nuestros orígenes, como seres humanos.” El productor del documental Gruta de los sueños olvidados, Erik Nelson, expresó a su vez: “Werner (Herzog) es el primer artista creando por estas cuevas en más de 30 mil años. Imaginemos por un instante lo que esto significa: es la primera ocasión que alguien ha creado arte dentro de aquellas cuevas, desde aquellos pintores originales. Para mí, esto es algo muy profundo.” (Ver también: http://www.youtube.com/watch?v=phVcMfhGv4g) Opiniones expertas A las grutas de Chauvet se ha invitado a artistas e investigadores del arte rupestre para describir su experiencia en las cavernas, misma que redactaron para la página internet del sitio oficial, donde cualquier interesado puede acceder para una visita virtual e interactiva (http://www.culture.gouv.fr/culture/arcnat/chauvet/es/index.html). Bruce Beasley, escultor norteamericano, dijo: “La cueva Chauvet-Pont d'Arc es una de las cumbres del arte. Su calidad, su refinamiento dramático y visual la sitúa a nivel de las grandes obras de la especie humana… “Chauvet difiere de Lascaux porque en ella hay más dibujos que pinturas, y de Niaux por presentar una técnica de mayor sombreado y más difuminado. A excepción de algunos dibujos rojos, la mayoría de los existentes en la cueva Chauvet-Pont d'Arc están hechos al carbón de leña. En muchos paneles han sido precedidos por la preparación de una amplia superficie de la roca, que ha sido llevada mucho más lejos que otras cuevas que conozco. Esta preparación y el allanamiento de la superficie antes de la realización del dibujo permiten una mayor calidad y delicadeza de la línea y sombra de la que hubiera sido conseguida al hacerlo sobre una superficie más desigual… “A mi parecer, la composición de la cueva Chauvet-Pont d'Arc es más compleja que la de las otras cuevas. La complejidad de la composición puede apreciarse tanto en la imbricación como en el entrelazado voluntariamente complejo de los animales y puede interpretarse como una lucha por el espacio de los grupos. El refinamiento visual de la cueva Chauvet-Pont d'Arc es particularmente asombroso, especialmente si consideramos el hecho de que su edad es dos veces mayor que la presentada por Lascaux.” Margaret W. Conkey, de la Archeological Research Facility en la Universidad de California, campus Berkeley, cuenta: “Algunos grabados parecían tan recientes que todavía minúsculos fragmentos de la superficie de la pared de la cueva se adherían a la línea trazada por un útil de piedra sostenido por mano firme. He quedado impresionada tanto por la estética de las cabezas de los caballos reproducidas con gran finura como por el aspecto dramático de las cabezas de leones de las cavernas. “Hoy en día se accede a la cueva Chauvet-Pont d'Arc por un pasaje diferente del que fue tomado por los antiguos quienes eran, sin embargo, hombres modernos (Homo sapiens sapiens). “La entrada aparentemente original se encuentra desde hace mucho tiempo obstruida por la caída de piedras, hecho frecuente en la historia de la vida inestable de una cueva caliza. A partir de este punto, la cueva se extiende sobre 500 metros… “Desde el principio, estas imágenes, tanto el oso de las cavernas como los leones, nos han sorprendido. Todos los rinocerontes frecuentemente están dotados de una banda negra poco común sobre lomo y vientre y con orejas fielmente reproducidas. Una panoplia de cuernos de rinoceronte sugiere, por otra parte, la existencia de una multitud de rinocerontes en perspectiva, donde un solo rinoceronte está animado con un movimiento rápido. “Un caballo parece emerger de un refuerzo de la pared, juego intencional entre la imagen y la forma de la pared de la cueva… Se encuentra igualmente el uso de motivos habituales en el arte parietal como bisontes y caballos particularmente expresados con una gran fineza. “¡Oh sí, hay un búho grabado, así como un megaceros (gran alce) con aspecto dramático!” Christopher Chippindale, investigador inglés de la revista científica Antiquity, describe: “La cueva es tan maravillosa como esperaba, incluso más. Lo más sorprendente es la extraordinaria habilidad técnica de los artistas, las múltiples formas de utilizar las técnicas variadas para crear sus imágenes, la simplicidad cierta con la que pudieron representar incluso un rinoceronte con su fuerza y su espíritu con un sólo trazo… “La mayor parte de las grutas conocidas (Altamira, Lascaux, Niaux) datan de finales de la Era Glaciar y del Paleolítico. Las pinturas que se encuentran en la cueva Chauvet han permitido una datación estimada en 32 a 30 mil años. Son tan antiguas como las pinturas de la cueva de Niaux, actualmente aún más inaccesibles, temporalmente, que las de Chauvet.” El investigador australiano George Chaloupka dice: “Cuando he visitado otros lugares culturales y monumentos como la Capilla Sixtina, el Louvre, La Cueva de Ajanta, el Templo de Angor Wat o Los guerreros de Xian, la experiencia espiritual se ve a menudo empañada por la presencia de otros visitantes. Tuve el privilegio de descender al interior de la inmaculada Gruta Chauvet sólo con el doctor Jean Clottes, líder de este equipo de investigación interdisciplinario… “A pesar de haber visitado previamente varias cuevas francesas y españolas con arte del Paleolítico superior, inclusive Lascaux, y visto fotografías de imágenes de la cueva Chauvet en publicaciones y de tener una idea de lo que podía esperar, cuando me introduje en su interior quedé atónito por la complejidad y sofisticación del arte. “Aunque estilísticamente similar a Lascaux y otros yacimientos Magdalenienses, el arte de la Gruta Chauvet queda aparte del resto. Las complejas composiciones de Chauvet han sido ejecutadas sobre superficies rocosas preparadas, donde la profundidad pictórica ha sido alcanzada a través del sombreado y la superposición de temas. Las representaciones de las especies animales están dibujadas con firmes y resueltas líneas, el carboncillo ha sido trabajado con matices planos o con diestro relieve, proporcionando sensación de profundidad… “Observando la arrogancia de los leones, literalmente corriendo a través de la pared, me pregunto lo que Pablo Picasso, viejo artista chamán, podía ahora añadir a su comentario sobre el arte de Lascaux formulado cuando visitó la cueva muy poco después de su descubrimiento. ‘No hemos descubierto nada’, dijo sobre el arte moderno y los artistas; porque los artistas de Lascaux y ahora los de Chauvet fueron magos de creatividad artística.” La etnóloga Joëlle Robert-Lambin, directora de investigaciones antropológicas en el Museo del Hombre de París, escribió: “¿El artista cazador sería el autor de los rasgos de un león al acecho de sus presas? El uso de los colores rojo y negro en las pinturas, ¿obedecerían a un simbolismo cargado de significación religiosa? “En fin, una vez que se adentraba en la oscuridad de la caverna, el hombre del paleolítico superior penetraba en un antro fuertemente marcado por la presencia del oso. ¿Lo habría considerado desde entonces como guardián de un ‘espacio sagrado’? ¿Le habría consagrado un culto? “Desconfiando siempre de simples transposiciones o de comparaciones abusivas, he buscado con vehemencia mejorar la observación de las sociedades de la edad de piedra en la época actual, para contribuir modestamente a ‘devolver la palabra’ a una civilización de la que no subsisten nada más que esas inestimables figuras trazados sobre la roca.” Entre las cintas que se proyectarán en la llamada Gira Ambulante durante mayo en México, con las de Herzog y Wenders, están: George Harrison: Viviendo en el mundo material, de Martin Scorsese; Ana Pavlova en Berlín, de Theo Solnik; La gente contra George Luckas, de Alex O’ Philippe; La balada de Génesis y Lady Jaye, de Marie Losier; Le Tigre, de Karthy Fix; Una tribu llamada Quest, de Michael Rapaport, y The Arbor, de Clio Barnard (ver también en red: http://www.jornada.unam.mx/2012/01/05/espectaculos/a06n1esp).

Comentarios