¡Boris Spassky cumple 75 años!

martes, 31 de enero de 2012
MEXICO, D.F. (apro).- El carismático excampeón del mundo, Spassky, cumple 75 años. Nació el 30 de enero de 1937 en Leningrado y su talento ajedrecístico fue descubierto pronto. En 1955 se clasificó por primera vez para un interzonal y aquel mismo año se coronó Campeón del Mundo Juvenil. En 1956 participó por primera vez en el Torneo de Candidatos. Luego de algunos contratiempos y vencer a Keres, Geller y Tal, en 1966 Spassky fue el retador de Petrosian por el título mundial. Perdió por escaso margen (11,5:12,5) En el siguiente ciclo, en 1969, Spassky se impuso a Petrosian y se coronó Campeón del Mundo. Lo que más famoso le hizo, sin embargo, fue su duelo por el título mundial contra Bobby Fischer, en Reykjavik 1972. Su inicio y finalización también fue el mérito de Spassky, por su sentido común y su actitud deportiva. En los siguientes ciclos por el cetro mundial, Boris siguió activo, pero fracasó ante Karpov y Korchnoi. Luego de la pérdida del título, Spassky perdió popularidad en la URSS y emigró a Francia, porque se sentía amenazado por la KGB. Se había divorciado y vuelto a casar con una francesa. De acuerdo con las propias palabras de Spassky, acerca de su exmujer: “Éramos como alfiles de diferente color”. La relación entre Spassky y Fischer seguía siendo de respeto y más adelante hasta de amistad. En 1992 se jugó el "gran duelo de revancha" en Sveti Stefan y Spassky incluso visitó a Fischer en el exilio, en Reykjavik. Después de haber padecido dos apoplejías, todavía no completamente restablecido, aunque sin perder su humor, tal y como demuestra en la entrevista realizada por Dagobert Kohlmeyer, de la cual tomamos los pasajes más significativos: DK: ¡Feliz cumpleaños, Boris! ¿Qué tal estás? BS: Teniendo en cuenta las circunstancias, estoy bien. El ataque de apoplejía sólo ha afectado una de las partes de mi cerebro. Todavía puedo pensar y hablar. Sobre todo, la parte que es necesaria para el ajedrez sigue funcionando de manera fiable (se ríe). DK: ¿Entonces estás con ánimo? BS: Eso es. Estoy recién duchado, sentado en un sillón cómodo. DK: ¿Quién es tu favorito para el título mundial, Vishy Anand o Boris Gelfand? (hablando del match que se celebró en mayo de ese año en Moscú entre Vishy Anand y Boris Gelfand) BS: No tengo favoritos. Y las predicciones tienen su peligro. Lo digo por propia experiencia y porque yo mismo he jugado algunos duelos por el título. No siempre gana el favorito. Anand y Gelfand ya lo aclararán entre ellos. Yo diría: hay dos favoritos. DK: Carlsen y Aronian están en cabeza de la clasificación mundial. También han dominado el Torneo Tata Steel en Wijk aan Zee. ¿Pudiste seguir las partidas? BS: No he podido verlas todas, pero de vez en cuando sí he mirado. Algún día, Magnus y Levon disputarán el título mundial. DK: ¿Cuál es tu pieza favorita? BS: Siempre ha sido y sigue siendo la dama blanca. DK: Entre los grandes ajedrecistas, ¿quiénes han sido tus amigos? BS: Mis amigos más íntimos han sido Anderssen, Morphy, Tschigorin, Capablanca y Aljechin, aunque nunca haya coincidido con ellos (se ríe). Bromas aparte: de mi propia generación han sido Micha Tal y Bobby Fischer. A Tal le he apreciado mucho y todavía es así. Y también recuerdo a diario a Bobby. DK: ¿Cuál ha sido la característica más fuerte de Fischer? BS: En contraste con el genial Michail Tal, Bobby Fischer sobre todo fue un luchador muy duro. Tenía esas ganas desenfrenadas de ganar y, por lo tanto, consiguió grandes éxitos. En la vida normal, sin embargo, Bobby no era de ningún modo luchador. Allí le salieron muchas cosas muy mal. Nunca hizo concesiones. Ni en el ajedrez, ni en la vida. DK: Te habías propuesto poner en papel tu vida y tu carrera. ¿Cuánto has avanzado con ello? BS: Sigo trabajando en mis memorias. El libro debe llevar el título Mi camino en el ajedrez. Quizá también se podría hacer una película del argumento con el título: Spassky, el décimo campeón del mundo. Estoy buscando patrocinadores. Pero ahora con la crisis, todos se retiran. Habrá que echarle el guante a esa maldita crisis". DK: Vives en un barrio de París. ¿Recibes visitas de otros ajedrecistas que viven cerca? BS: De vez en cuando alguien se asoma, pero el maestro más importante que me visita, soy yo mismo. DK: Vladimir Kramnik podría hacerte una visita. No ha estado jugando en Wijk aan Zee y debería haber tenido tiempo para hacerte una visita. Al fin y al cabo también estuviste en su boda hace unos años. BS: Eso es cierto, pero en mi estado no sirvo para darle la bienvenida. Y seguramente Vladimir tiene otras cosas que hacer; se está preparando para los próximos torneos. Quizá volverá a alargar la mano hacia la corona mundial. DK: En Moscú, Evgeny Vasiukov está organizando un torneo en febrero con veteranos y jugadores de la cantera. Te lo dedica a ti y a Yuri Averbach, que cumplirá 90 años este año. BS: Eso me parece muy bien. Sé que la gente en Rusia aún no se ha olvidado de mí. Me alegro mucho. Cuando muera, todo el colectivo socialista del ajedrez podrá acudir a mi entierro. DK: ¡Déjate de esas malas bromas, Boris! Es demasiado pronto para eso. ¡En nombre de todos los jugadores de ajedrez te deseo todo lo mejor por tu cumpleaños! BS: ¡Muchas gracias! Me esforzaré por aguantar y seguir avanzando por mi camino. Escribo, trabajo con el ordenador y mis seres queridos se preocupan por mí. Ojalá nos veamos en la final del Campeonato del Mundo, en Moscú en mayo... DK: ¡Muchas gracias a ti por la conversación y mantente sano! He ahí un excampeón del mundo ejemplar que, a pesar de su problema de salud, actúa como cuando era un jugador activo de la elite: jamás se rinde. ¡Enhorabuena! Fuente: chessbase.com

Comentarios