Ofrenda de "Marinolas" y "Calaveras del montón" en el Imer

miércoles, 31 de octubre de 2012
MÉXICO, D.F. (Proceso).- Festividad única en México, la del Día de Muertos del Instituto Mexicano de la Radio (Imer) está dedicada al erudito Ernesto de la Peña, recién fallecido, a través de una ofrenda con las esculturas de papel llamadas “Marinolas” y de la exposición fotográfica Calaveras del montón realizada por invidentes. La promotora cultural y profesora de baile, Norma Yolanda Contla Piña, montó la ofrenda dedicada a miembros del equipo laboral del instituto fallecidos recientemente: el escritor Ernesto de la Peña --quien transmitía los programas Testimonio y celebración, Al hilo del tiempo y Música para Dios--, Blanca Flor Ponce de la Lastra, secretaría de la dirección general, y Sergio Dodero, gerente de la filial Difusión, en Tijuana, Baja California. Además del característico pan de muerto, las botellas de alcohol, las flores de zempazuchil y el papel picado, las delicadas “Marinolas” de papel de la maestra Contla integran una característica orquesta de once ejecutantes en versión calavera (pianista, soprano, guitarristas, chelistas, violinista, trompetista… y hasta una Frida Kahlo). Autora de los libros infantiles Jalando patas parejo y Mariquita ya está el pan (ambos de 2008), Contla Piña explicó que las esculturas fueron hechas en un lapso de dos meses, en coautoría con el fotógrafo Juan Miranda Salgado; ambos, catalogados por el Fondo Nacional para las Artesanías (Fonart) como artistas urbanos, imparten el Taller de las Marinolas desde hace casi una década. Sus representaciones de Día de Muertos se han mostrado en estados como Guanajuato, Tlaxcala, Veracruz, y Zacatecas, al igual que otros montajes con personajes de época navideña. Por su parte, la exposición de 35 imágenes es obra de 10 alumnos del taller fotográfico “Mirar sin límites”, que desde hace dos años y medio imparte Miranda Salgado en el Comité Internacional ProCiegos IAP. Su contenido refleja la percepción personal de cada uno de los autores. En 2011 estos talleristas expusieron su trabajo en Y no es cuento…, que dio lugar a un catálogo con el mismo nombre. Actualmente exhiben una serie de 52 imágenes en el convento del Carmen, en Atlixco, Puebla, como parte del primer encuentro “Por la Inclusión de las Personas con Discapacidad”. Explicó Juan Miranda, quien por dos décadas dirigió el Departamento de Fotografía de Proceso: “La intención de Las calaveras del montón se pensó sobre José Guadalupe Posadas, ya que a través de la gráfica nos ayudó a entender esta tradición… es un homenaje al gran promotor de la gráfica mexicana.” El evento fue inaugurado el día 22 por Terrazas, también exreportera de este semanario, y presente Teresa Vicencio, directora del Instituto Nacional de Bellas Artes, así como los miembros de “Mirar sin límites”; en vivo fue trasmitido para los radioescuchas. Tanto Calaveras del montón como la ofrenda están disponibles para el público en general de lunes a sábado de 10 a 18 horas en Mayorazgo 83, Colonia Xoco, delegación Benito Juárez.

Comentarios