En proceso de catalogación, acervo de Pablo O'Higgins: INBA

martes, 27 de noviembre de 2012
MÉXICO, D.F. (apro).- A más de un año de que el semanario Proceso reveló el futuro incierto del amplio legado del pintor y muralista Pablo O’Higgins, el Instituto Nacional de Bellas Artes (INBA) dio a conocer que el Centro Nacional de Investigación, Documentación e Información de Artes Plásticas (Cenidiap) trabaja en la catalogación de su obra. Teresa Vicencio, directora general del INBA, aseguró en un comunicado que esta institución se encuentra preocupada por dicho acervo y por ello, además de las adquisiciones que se han hecho para los museos de Bellas Artes, hay interés en extender la colaboración entre esa instancia y la Fundación María y Pablo O’Higgins. Incluso, destacó que muchas de las telas realizadas por el pintor nacido en Estados Unidos, en 1904, y fallecido en la Ciudad de México en 1983, “podrían conformar una galería de retratos de sus amigos trabajadores del campo y de la ciudad, que en la casa del artista tuvieron siempre un sitio donde estar y ser escuchados”. Lo anterior ocurre cuando sólo faltan tres días para que concluya la presente administración, en contraste con lo que María de Jesús de la Fuente, viuda del pintor, contó en agosto de 2008 a la reportera de Proceso Rosario Manzanos, en torno al peregrinar que ha realizado por años para tratar de conservar las acuarelas, óleos, encáusticas, acrílicos, obra gráfica, fondos documentales, archivos fotográficos, la biblioteca y el estudio mismo donde O’Higgins realizó su obra. De la Fuente relató que en una ocasión el rector de la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM), José Narro Robles, le preguntó qué estaba haciendo con el legado del pintor. Emocionada le envió un resumen detallado del acervo, pero no obtuvo “siquiera respuesta”. Luego le hizo una propuesta a través del área de Patrimonio Universitario, pero le respondieron que la UNAM “no tenía potencial humano ni recursos para lo que yo proponía y que muchas gracias”. También acudió a la Secretaría de Educación Pública (SEP) y todo parecía marchar bien, con la idea de que la institución comprara la casa donde vivió el colaborador de Diego Rivera y nacionalizado mexicano en 1961. Ella seguiría viviendo ahí y cuidando la obra, y a su muerte todo pasaría a ser propiedad de la SEP. Cuando habló en una ocasión para saber cómo iba todo, le dijeron  que estaba en trámite y no pasó nada más. Más tarde se encargó del asunto Bellas Artes y se hizo un levantamiento para hacer planos de la casa. Pero todo quedó en la compra de tres lienzos mediante el Programa de Adquisición de Obras de Arte del INBA. Teresa Vicencio asistió al homenaje que hace unos días se rindió al pintor en la Sala Manuel M. Ponce del Palacio de Bellas Artes, en el cual participaron el especialista en la obra de O’Higgins, Alberto Híjar, investigador del Centro Nacional de Investigación, Documentación e Información de Artes Plásticas (Cenidiap); Eduardo Espinosa Campos, también de este centro; Leticia López Orozco, especialista del Instituto de Investigaciones Estéticas de la UNAM; Gerardo Ferrando Bravo, director de Ferrando Bravo y Asociados SC, y Mónica López Velarde, coordinadora nacional de Artes Plásticas del INBA. Ferrando Bravo reiteró en el acto el interés de la Fundación María y Pablo O’Higgins por preservar para el disfrute de generaciones venideras el taller, casa, archivo y obra de María y Pablo, y con ello conservar el testimonio de un artista tan importante. “Sabemos de los esfuerzos, de las propuestas que se han hecho y lo que anhelamos es que en estos tiempos próximos podamos llevar a feliz término este anhelo de María y de todos los que admiramos la obra de Pablo O’Higgins.” Cabe señalar que la propia María O’Higgins ha avanzado en la catalogación del acervo del artista plástico.  

Comentarios

Otras Noticias