En el arranque del décimo FICM, Cárdenas Batel alza la voz contra la violencia

sábado, 3 de noviembre de 2012
MORELIA, Mich. (proceso.com.mx).- El largometraje No, del chileno Pablo Larraín, inspiró a Cuauhtémoc Cárdenas Batel, vicepresidente del Festival Internacional de Cine de Morelia (FICM), encuentro que festeja su décimo aniversario, a protestar contra la violencia y los miles de muertos en México por la guerra contra el narcotráfico. Su padre Cuauhtémoc Cárdenas Solórzano estuvo presente en la ceremonia de inauguración. Allí Cárdenas Batel recordó que desde 2003, cuando inició esta reunión cinematográfica, hasta la fecha “México ha cambiado profundamente, tan profundamente que el país se encuentra hundido en un océano de violencia, donde los únicos que parecen salir a flote son aquellos que se valen de la fuerza y del dinero para hundir a otros”. Criticó que “quienes detentan el poder en México lo han convertido en un sembradío de muertos que nos han obligado a regar con lágrimas y de las que sólo han logrado cosechar amargas tristezas; aun así siguen pensando que encontrarán soluciones a los problemas atacando sólo las consecuencias sin atender las causas, cierran los ojos ante la falta de oportunidades para los jóvenes ante un campo devastado por el hambre y la miseria y desde luego ante los cadáveres de decenas de miles de mexicanos”. Mientras todos los productores, directores, guionistas y actores de cine, como Gael García Bernal, lo miraban fijamente en silencio, Cárdenas Batel señaló lo incómodo “y tal vez atípico hablar de esto en un festival de cine”, y recalcó: “Pero la comunidad cinematográfica no vive en una burbuja aislada, ni es inmune a la violencia, y si a quienes son responsables de esta situación no les gusta el tema, sólo les puedo decir lo que dijo Tin Tan ‘pues no habían de ser, pa’no andárselos diciendo’”. Citó al presidente Benito Juárez: “La respetabilidad del gobernante le viene de la ley y de un recto proceder y no de trajes, ni de aparatos militares propios sólo para los reyes de teatro”. Recordó que el FICM demostró en 2008, después de los ataques que sufrió el pueblo de Morelia el 15 de septiembre, “que la cultura es una respuesta contundente a la violencia, que en la cultura el ciudadano encuentra espacios de reflexión y discusión que ayudan a construir una sociedad justa y libre, una comunidad amorosa de mujeres y hombres alejados de la barbarie” Alzó más la voz: “Las artes nos enseñan que hay más valores que el valor agregado y más patria que el dinero. “Todos los muertos duelen sin importar las circunstancias en las que han perdido la vida, todos dejan deudos. Levantamos la voz contra la violencia venga de donde venga para que los que matan dejen de matar porque a este reguero de muertos ya no se le puede llamar patria”. Enseguida lo ovacionaron con un fuerte y largo aplauso. En tanto, el gobernador de Michoacán, Fausto Vallejo Figueroa, quien en días pasado reprimió a 49 estudiantes normalistas ingresándolos al Cereso de esta ciudad, aprovechó la inauguración del FICM para encomendarle a la comunidad cinematográfica hablar bien del estado: “Pues son ustedes nuestros mejores embajadores, para constatar que en Michoacán se está trabajando y construyendo una imagen positiva del estado, destacando lo mejor que tenemos”. Luego recalcó que es un estado “con una realidad social plural y por lo tanto compleja que tiene normalizada su vida y que no se deja vencer por los infortunios que se puedan presentar, por ello pedimos a nuestros distinguidos visitantes que transmitan a las regiones de donde provienen la realidad e intensidad de sus vivencias pues deseamos que nos sigan visitando”. Al final, Cárdenas Batel recordó a los recientemente fallecidos Pedro Armendáriz, Alfredo Joscowich, Gustavo Montiel, Joaquín Rodríguez y Jaime Ramírez. Sin embargo, extrañó que no hablara de la situación de los estudiantes normalistas. Luego se proyectó No, sobre el plebiscito que derrotó al dictador militar Augusto Pinochet, presentado por su protagonista, García Bernal y su director. Antes de la ceremonia de inauguración, se develó la placa conmemorativa del FICM con García Bernal, el director iraní Abbas Kiarostami, la directora inglesa Sally Potter; el director del Festival de Cannes, Thierry Fremaux; Alejandro Ramírez y Cárdenas Batel, directivos del Festival.

Comentarios