Búsqueda implacable 2: La interminable espiral de la venganza

martes, 6 de noviembre de 2012
MÉXICO, D.F. (apro).- Hace algunos años, un padre (exagente de la CIA) desesperado por encontrar a su hija secuestrada, recorrió diversos lugares de Europa. En su camino, como era una película de acción, palomera pero bastante entretenida, mató a varios maleantes que por cierto merecían morir. El final de Búsqueda implacable (Taken, EU) fue satisfactorio: terminó con el reencuentro de padre e hija y todos quedamos contentos; nadie esperaba que pudiera haber una segunda parte pues no era necesario. Claro, nadie lo pensaba excepto los productores, quienes revivieron la trama en un intento forzado por generar ganancias de una buena película. Búsqueda implacable 2 (Taken 2, EU-201) de Oliver Megaton, comienza donde nos dejó su antecesora: Bryan Mills (Liam Nesson), su exesposa Lenore (Famke Janssen) y su hija Kim (Maggie Grace) intentan hacer su vida cotidiana luego de la terrible experiencia del secuestro de Kim. La que padece más esta situación es Lenore, pues es de suponer que su relación marital va en caída libre. Bryan intenta aligerar la carga de su ex, y en lo que parece un intento por recuperar lo que alguna vez fue suyo, la invita a ella y a Kim a Turquía, donde él debe pasar unos días para realizar un trabajo en materia de seguridad. Lo que Bryan no sabe es que el padre de uno de los secuestradores que él mató lo busca, y no descansará hasta acabar con él. De entrada, no existe justificación creativa para la realización de esta cinta; que la familia viva otro secuestro es demasiado. Pero bueno, no será la primera ni la última cinta cuya motivación principal es el dinero, el problema es que no encontramos ninguna vuelta de tuerca en esta película que nos haga pensar que la codicia de los productores valió la pena. Búsqueda implacable 2 es predecible de principio a fin; no toma mucho tiempo saber cómo acabará la cinta. Por momentos presenta destellos de que hay algo más que una mera cinta de acción sin sentido: momentos de catarsis familiar y reflexiones a cerca de la violencia que se difuminan a los pocos segundos de haber aparecido. No le hace justicia a su predecesora, y no hace valer el precio del boleto de una sala de cine. Lástima por el elenco, pues está integrado por buenos actores.

Comentarios