Regresa Brad Pitt al cine con Mátalos suavemente

martes, 18 de diciembre de 2012
MÉXICO, D.F. (apro).- La película del australiano Andrew Dominik, Mátalos suavemente, interpretada por Brad Pitt, es una adaptación de la novela homónima del estadunidnese George V. Higgins. El realizador narra que vio en televisión una adaptación de Los amigos de Eddie Coyle, basado en un volumen del mismo autor, y se quedó impresionado por el realismo de los personajes, las situaciones y los diálogos: “Busqué a George V. Higgins en internet y me enteré de que había sido fiscal en Boston durante 20 años, y eso me pareció muy interesante. Era una persona que sabía de lo que estaba escribiendo, había escrito otras 20 novelas. Sabiendo cómo son las cosas en Hollywood imaginaba que los de arriba debieron de olvidarse de él por no haber arrasado en taquilla con la película Los amigos de Eddie Coyle, y pensé que ahí había mucho material por explotar. “Hice pedidos de unas diez de sus novelas a librerías de segunda mano, y me las leía conforme me iban llegando. Mátalos suavemente fue la tercera, y me pareció perfecta para una película: tenía grandes personajes, unos diálogos fantásticos y un argumento muy sencillo. Al principio la veía como un drama, pero a medida que me sumergía en ella, sentí que era la historia de una crisis económica, la crisis de una economía criminal basada en el juego, y que el problema se originó por un fallo a la hora de regularlo. En otras palabras: era una réplica a pequeña escala de lo que estaba pasando en Estados Unidos en aquel entonces.” Entonces empezó a pensar en Red Alert, el libro en el que estaban basados Failsafe, “un drama bueno aunque no inolvidable sobre un accidente nuclear, y Dr. Strangelove or How I learned to stop worrying and love the bomb (Dr. Strangelove o cómo aprendi a dejar de preocuparme y amar la bomba), una versión cómica del mismo argumento. Con esta película, Kubrick nos dio la oportunidad de reírnos de nuestros miedos, y yo empecé a pensar que quizás yo también pudiera conseguir que la gente se riera de la crisis económica que ha llevado al mundo al borde del desastre”. Confiesa que siempre ha pensado que las películas de género negro que tratan básicamente el capitalismo: “Porque muestran el capitalismo funcionando a su nivel más básico. Además, es el único género en el que se acepta sin problemas que los personajes estén únicamente motivados por su deseo de conseguir dinero. Esas películas no tienen nada de ‘valores familiares’, ‘sigue tus sueños’, ni toda esa moralina. Yo imaginaba una película llena de personajes intentando conseguir pasta, sin tener ni idea de lo infelices que eran, cuyos trabajos eran un asco y sometidos a jefes indecisos e incompetentes, unos personajes que se anestesiaban con drogas, sexo y alcohol, que no querían mirar a sus víctimas a los ojos, y pensé: ‘esto tiene que ser una comedia’.” Se puso en contacto con Brad Pitt y le explicó su idea por escrito: “Quería captar su interés antes de seguir adelante. Supuse que tendría algo más gordo entre manos y que no le interesaría una película de presupuesto limitado, menos aún comunicándoselo con tan poca antelación, pero me respondió en seguida, y, 45 minutos después, no sólo había aceptado participar en ella, sino que teníamos ya un acuerdo perfilado. Sólo nos faltaba avisar a los representantes artísticos, llamar a Dede Gardner y elegir a un inversionista. En realidad yo ya tenía uno, pero pensó que aquel presupuesto para una película de Brad Pitt era demasiado bueno para ser verdad, así que se retiró. Hollywood es una locura, y si intentas hacerle un favor a alguien es probable que salga corriendo espantado.” Lo demás vino bastante fácil: “Queríamos retratar esta economía derrumbada en un lugar del país donde hay más el dinero. Nos pareció más práctico rodar en Nueva Orleans que en Detroit, y costeamos a todos los miembros que nos fue posible del equipo de The Assassination of Jesse James by the Coward Robert Ford, y a los mejores actores que pudimos. El resultado es Mátalos suavemente.” La película se estrena el 11 de enero de 2013. El productor El productor Debe Gardner dice que Andrew Dominik le comentó que había encontrado un libro escrito en los setenta: “Que era básicamente un golpe criminal con una sátira muy divertida sobre las instituciones y sus fallos. Quería contrastarlo con el plan de rescate del gobierno. La corrupción es sistemática. No es algo excepcional. Nos afecta a todos, y todos formamos parte de ella. Y se alimenta de la complicidad. Me encantó el guión desde la primera línea. Hay un amor muy profundo en lo que los personajes dicen y cómo lo dicen. “Creo firmemente que Andrew es uno de los mejores cineastas que existen actualmente. Estoy totalmente convencido. Puede que el mundo se dé cuenta mientras estemos vivos y puede que no, pero, para mí, Andrew ejemplifica a la perfección la forma que he elegido de ganarme la vida siendo productor. Es una persona maravillosa, complicada, disparatada, divertida, profunda... y su prioridad es siempre la película. Que al final se haya fraguado una amistad entre nosotros es la cereza del pastel. Por encima de todo me siento afortunado, he aprendido mucho de él y me llena de orgullo. Ahora que hemos madurado y hemos aprendido, nos queremos más que cuando nos conocimos. ¿Qué más se puede pedir de una relación con otro ser humano? Creo que la película habla por sí misma.” Los actores “Las partidas de poker se cancelan, y nosotros tenemos que averiguar quién es el culpable”, explica Richard Jenkins, quien interpreta a Driver, un abogado que hace de intermediario con Jackie Cogan, un matón contratado para investigar el golpe a una mano de póquer organizada por la mafia. Jenkins y Pitt pasaron más de una semana en un coche rodando las escenas que compartían. “Nuestros personajes se reúnen en el coche. Fue una semana estupenda, fantástica”, confiesa Jenkins. Se dejó llevar por la pasión del realizador: “Andrew es un hombre creativo, tiene muchas cosas que contar, y ha encontrado su medio. Está en el cielo, y nosotros también con él. Es uno de esos directores que no están buscando algo en concreto.” Ray Liotta también se refiere al director de la película: “Es un gran director, y es genial ver a alguien entusiasmado con situaciones de ficción. Tengo la suerte de haber trabajado con un puñado de directores a los que les apasiona dar vida a sus ideas.” Brad Pitt Brad Pitt, uno de los actores más potentes y versátiles de hoy en día, es también un exitoso productor cinematográfico, con su productora Plan B Entertainment, y también puso dinero para este largometraje. Plan B Entertainment desarrolla y produce proyectos tanto para el cine como para la televisión. Hasta ahora ha hecho filmes como The departed, de Martin Scorsese, que ganó cuatro Óscars, entre ellos el de mejor película y mejor director, A mighty hear, de Michael Winterbottom, por la que Angelina Jolie recibió nominaciones al Globo de Oro, el premio Independent Spirit, el premio Critics' Choice y el del Screen Actors Guiad; The time traveler’s wife, de Robert Schwentke; The private lives of Pipa Le, de Rebecca Millar, y Charlie and the chocolate factory, de Tim Burton; entre otros. Los proyectos más recientes de esta empresa del actor son Eat, pray and love, escrita y dirigida por Ryan Murphy y protagonizada por Julia Roberts, Javier Bardem y James Franco, y la película de MARV Films y Plan B Kickass, protagonizada por Aaron Johnson, Chloe Moritz y Nicholas Cage para Lionsgate. Recientemente también fueron productores de la película de Terence Malick, Tree of Life, estelarizada por Brad Pitt y Sean Penn.

Comentarios