Mancera quiere concluir la Supervía

martes, 25 de diciembre de 2012
MÉXICO, D.F. (apro).- El Frente Amplio contra la Supervía Poniente de Cuota en Defensa del Medio Ambiente, hizo un llamado al jefe de Gobierno, Miguel Ángel Mancera, para que atienda la recomendación formulada por la Comisión de Derechos Humanos del Distrito Federal (CDHDF) respecto de las violaciones cometidas por su predecesor, Marcelo Ebrard, en relación con dicha vialidad. Le recuerda que en su toma de protesta como nuevo gobernante de la capital del país se comprometió a conducirse con honestidad, incluso se dijo “convencido de que el mandatario no es el que manda sino el que obedece al pueblo”, y ofreció escuchar para decidir con los habitantes de la Ciudad; garantizar la participación de la gente; combatir a corrupción; llevar un gobierno transparente, respetuoso de los derechos humanos, humanista, veraz, honrado, transparente, democrático y unido al  pueblo. Y le advierte que está doblemente obligado a cumplir, no sólo porque son compromisos serios, sino porque debe “responder ante más de tres millones de votantes que le dieron su confianza, no sólo a usted, sino a un proyecto democrático, y porque su profesión de abogado lo obliga a ello”. Enseguida le manifiesta su escepticismo dado que Ebrard también se comprometió a respetar los derechos humanos y no sólo no cumplió con las recomendaciones de la CDHDF, sino que tuvo un trato con su titular “indigno de un gobernante democrático”. Hace un recuento de la represión de que fueron objeto los integrantes del Frente, de las afectaciones a la ciudad del proyecto vial desde el punto de vista ecológico, y de la relación con las empresas OHL y Copri, que tuvo el exjefe de gobierno, comportándose más “como empleado... que como funcionario público”. En un documento aparte, dirigido a la ciudadanía, detallan parte de las afectaciones: “Desde el punto de vista ecológico, las fotografías aéreas del antes y el después evidencian una seria destrucción de bosques y barrancas; ya se han cegado ríos. El agua que tomamos en esta Ciudad proviene en setenta por ciento del subsuelo; para eso sirven los suelos de conservación. En el sexenio de Marcelo Ebrard, ‘el alcalde verde’, se perdió quince por ciento de estos suelos, debido a un crecimiento irracional orientado a los negocios de quienes lucran con la tierra y no a mejorar nuestra calidad de vida.” El Frente le recuerda a Mancera que no es ajeno a este tema porque acudió a él en su calidad de procurador del DF y porque la Comisión Civil de Acompañamiento del propio Frente (integrado por especialistas en diversas materias), le entregó una relación de hechos durante su campaña a jefe de Gobierno. Así pues, esperan que actúe de manera institucional y atienda “las violaciones a los derechos humanos en las que incurrió el gobierno de Marcelo Ebrard Casaubón”. Lo instan, pues, a demostrar con hechos sus compromisos y dar cumplimiento a la recomendación 1/2011 emitida por la CDHDF. El Frente acudió hace tiempo al Tribunal de lo Contencioso Administrativo para que atendiera el caso y habían obtenido una sentencia a su favor, que no se ha cumplido, pero hoy --dicen--“la presidenta del Tribunal (Yasmín Esquivel Mossa)... es esposa de uno de los empresarios que construye la Supervía (José María Riobóo Martín, fundador del Grupo Riobóo); tal es el conflicto de intereses y la complicidad entre lo público y lo privado”. En septiembre pasado, integrantes del Frente expresaron en una entrevista con el semanario Proceso, su confianza en que Mancera revisaría el caso. Para entonces ya le habían entregado el expediente completo. Creyeron que en tanto es abogado, no podría pasar por alto las incongruencias e irregularidades: “Tarde o temprano, cuando ganemos el juicio, él será el jefe de gobierno y le va a estallar en las manos el asunto de la hipoteca financiera, el del título de concesión, los problemas políticos y sociales, que traerá un dictamen de una corte internacional o de la Suprema Corte de Justicia de la Nación. Él lo sabe por eso estamos confiados. No queremos prejuzgar, nuestro movimiento no es contra personas específicas sino contra modos de actuar.” Pero el pasado miércoles 19 de diciembre, cuando Mancera acudió a la Cámara de Diputados para cabildear la aprobación de un presupuesto de 142 mil millones de pesos para el 2013, dijo, como uno de sus argumentos: “Tengo que concluir la Supervía.”

Comentarios