Fallece el escritor veracruzano Julián Meza

lunes, 13 de febrero de 2012
MÉXICO, D.F. (apro).- El sábado 11 falleció el escritor veracruzano Julián Meza a la edad de 68 años, autor de una prolífica obra. Apenas en enero pasado publicó Cerdeña, la isla de Eolo, en Ediciones Sin Nombre; además de dejar pendiente una compilación de la poesía de Edén Ferrer, Epiclésis, para el Fondo de Cultura Económica (FCE), según indicó el Instituto Nacional de Bellas Artes (INBA) en boletín de prensa. Filósofo por la UNAM, en 2010 dio a la luz Constantinopla, la isla de mediodía (2010), también aparecida como Cerdeña, la isla de Eolo en la colección Los libros de la Oruga de la mencionada editorial. Los dos volúmenes formaban parte de una trilogía llamada “Viaje”, de la cual preparaba la tercera parte. Era profesor de historia y literatura del Instituto Tecnológico Autónomo de México (ITAM), donde dirigía la revista Estudios, que en su edición actual le rinde homenaje, justo en su número 100. “Precisamente la suma de los meses, los años y los números llevó al equipo que integra esa publicación a celebrar, con un merecido homenaje, a quien ha sostenido las riendas de la misma: Julián Meza”, según se lee en la página electrónica de la revista Estudios, en cuya portada en tono gris aparece el escritor. “El homenaje ha consistido en permitir que los amigos, los colegas y los alumnos den a conocer al director de Estudios desde las más diversas ópticas: su personalidad multifacética aunada a su especialísimo sentido del humor; las páginas que tanto han deleitado a muchos, su sentido del momento y sus amistades privilegiadas; las horas que pasó frente a sus alumnos, destilando inspiración; los viajes de los que hace partícipes a sus lectores, las anécdotas y la historia de esta revista.” Carlos González Manterola, director de ediciones GM Espejo de Obsidiana, quien tuvo a Meza como colaborador asiduo para la serie de colección de revistas de historia publicada en el Bicentenario de la Independencia y el Centenario de la Revolución Mexicana y que se tituló 20/10, fue su alumno en la década de los ochenta en el ITAM, y comentó a esta agencia: “Era un gran conocedor de la cultura y el pensamiento francés. Era el crítico más atinado y mordaz que ha tenido México de su generación. Era un gran defensor de la cultura griega clásica y la defendió en oposición al cristianismo, pues pensaba que éste había anulado la riqueza que había logrado el politeísmo. “Sus novelas tienen una postura muy crítica contra las burocracias, como por ejemplo contra el sistema judicial en Un famélico en busca de salvación; contra el sistema educativo privado de México, en la novela El arca de Pandora; y contra los psiquiátricos. Su punto esencial era que somos personas antes que cualquier ideología, aparato u organización. Cosa que llevó a la práctica siendo profesor. Era una mezcla de un crítico mordaz y una persona muy generosa.” Con motivo de un evento en donde González Manterola debía hablar sobre Julian Meza, escribió lo siguiente: “A Julián lo conocí como mi maestro del ITAM a principios de los años ochenta. No tomó más de un par de clases para que quisiera ser su cómplice. El ingenio y el humor, combinados con un mundo de lecturas teóricas y literarias, provocaban que no te pudieras alejar de él. No era un hábito poco común de la época, siempre y cuando quisieras descubrir cosas. Pero con Julián se volvía una forma de vida; comidas, cocina y restaurantes, lecturas detenidamente comentadas, veladas y desveladas, viajes. De todos nosotros, Julian hacía amigos. Así, con su cariño y encanto, te hacia parte de su mundo. “La amistad y el lenguaje. Mi amigo se dedicó (mientras lo rodeaban hijas, amigos y mujeres) a pensar lo que tan de cerca se pensaba. No poca cosa: Sartre, Marcuse, Althusser y tantos que le daban vueltas al maestro Marx. Fue un irredento socialista, que practicó en su propia casa, Julián, saliendo de su comarca, se amarra a lo que por principio le es natural y claro: la amistad. En ella todo llena el alma y hace posible la comunicación. Sensible y dedicado pensador, la creación literaria lo mantuvo exaltado.” Meza nació en Orizaba, Veracruz, en junio de 1944, y publicó su primera novela en 1967 titulada El libro del desamor. Luego de sus estudios de filosofía, hizo un doctorado en Historia Económica y Social en la École Pratique des Hautes Études de París, Francia. Publicó, además de los libros citados, La saga del conejo (reedición en un único volumen de sus novelas en el Fondo de Cultura Económica, 2007), La feria de los lacayos (2001), Bestiario de la modernidad mexicana y diccionario postmoderno (1996), y en la colección Trotaconventos Sicilia la piedra negra (2008). También fue colaborador de las revistas Vuelta, de Octavio Paz, y Letras Libres, de Enrique Krauze.

Comentarios