Renuncia de Alatriste no es definitiva: Difusión Cultural de la UNAM

martes, 14 de febrero de 2012 · 22:52
MÉXICO, D.F. (apro).- El literato Sealtiel Alatriste, nombrado Premio Villaurrutia 2012 el lunes 23, solicitó hoy por la tarde separarse de su cargo como coordinador de Difusión Cultural de la UNAM, pero dicha petición “ha sido malinterpretada como una renuncia definitiva, y no es así”, aclaró la secretaria de comunicación social en esa dependencia, Grisela Iglesias. “Se ha malinterpretado el escrito de Sealtiel Alatriste, pues el rector (José Narro) es quien tiene que dar la decisión final al respecto; será Rectoría la única encargada de ratificarlo en el puesto o no.” Iglesias abundó: “Él propuso apartarse de su cargo temporalmente y no se sabe cuántos días será esta separación de la UNAM; Sealtiel Alatriste lo hace para que sea valorado su papel como coordinador en Difusión Cultural en su exacta dimensión, y como escritor reivindicar su obra literaria.” Agregó que Alatriste “no irá mañana a trabajar a la UNAM”. De tal modo, “su separación del puesto durará hasta que Rectoría pronuncie su ratificación como funcionario o no, y entonces se nombre a otro”. Sin embargo, “no hay un plazo determinado para esa decisión del rector”, apuntó, aunque hasta el momento “no ha habido un nombramiento y esto será hasta nuevo aviso de Rectoría”. --¿No contempla la UNAM en sus estatutos que cuando un funcionario como él solicita al rector quedar apartado de su cargo, alguno de los dos secretarios técnicos ocupe su lugar y lo sustituya de manera automática? --No recuerdo ningún caso así en la UNAM. Sealtiel Alatriste pide ser separado del cargo en la institución, pero su solicitud permanece hasta que Rectoría la acepte o rechace. Por lo pronto, mañana (miércoles 15) él no se presentará a trabajar en la coordinación de Difusión Cultural. Grisela aseguró que la ratificación de Alatriste como coordinador de Difusión Cultural podría producirse por Rectoría “en cualquier momento”, de ahí que su escrito de separación temporal haya sido malinterpretado por algunos medios “erróneamente como una renuncia definitiva”.