Presentan en público la copia de "La Gioconda"

martes, 21 de febrero de 2012
MADRID, (apro).- El Museo del Prado presentó hoy la copia restaurada de La Gioconda que pintó uno de los discípulos de Leonardo da Vinci de forma simultánea a la original. Fue tal la expectación de la prensa y del público que la sala 49, donde fue colocada la obra, estuvo abarrotada. La pintura luce una extraordinaria nitidez, luego del proceso de restauración que duró dos años. Los directivos del Museo del Prado afirmaron que la copia de La Gioconda es la versión “más importante” y “más antigua” de las que se conocían hasta hoy. En una multitudinaria conferencia de prensa, la dirección del Museo presentó las conclusiones del estudio técnico y de restauración de la copia de la Gioconda, la cual se expondrá desde hoy y hasta el 13 de marzo, antes de su traslado al Museo del Louvre, en París, para participar en una exposición temporal, junto a la original. La conclusión más relevante del estudio técnico y restauración, explicaron, es que la pintura es obra del taller de Da Vinci, pintada simultáneamente a la realización de la original. De acuerdo con el estudio cruzado de la documentación técnica existente tanto de la original como de esta copia, concluyeron que esto “mejorará la comprensión de la secuencia de realización de la obra original”.Esta copia procede de las colecciones reales españolas y se encuentra en posesión del museo desde su fundación, en el año 1819, sin embargo, las investigaciones aún no han permitido conocer el modo en que llegó a manos de las dinastías gobernantes, no obstante existen pistas, debido al intenso intercambio cultural entre Milán y Madrid, en la época. Las labores de restauración se decidieron en el museo, con motivo de la solicitud del Museo de Louvre, hace dos años, para su participación en la exposición que inaugurará en su sede el próximo mes de marzo, “L´ultime chef-d´ceuvre de Léonard de Vinci, La Sainte Anne”, que abrirá a fines de marzo. En Madrid sólo será exhibida inicialmente por un período de tres semanas. Ana González Mozo fue la responsable del estudio técnico de esta obra, mientras la restauración le correspondió a Almudena Sánchez y la coordinación del proceso estuvo a cargo de Miguel Falomir, jefe del departamento de Pintura Italiana del Museo del Prado. Luego de esa solicitud, los especialistas y restauradores del Museo del Prado iniciaron una serie de estudios para la restauración de la obra, que incluyó un primer estudio de reflectografía infrarroja que comparaba con la original, que llevó a profundizar en el examen de la obra. El estudio técnico incluyó análisis de reflectografía infrarroja, radiografía, fluorescencia inducida con luz ultravioleta y examen con lupa binocular. También se identificó que el soporte de esta obra es tabla de nogal, madera habitual en obras de pequeño formato de Leonardo da Vinci y su taller y utilizada, entre otras obras, en La Dama de Armiño, La Belle Ferroniére o San Juan Bautista. Asimismo, explicaron los especialistas, como Ana González Mozo, que la obra carece de la tradicional preparación de yeso, y es sustituido por blanco de plomo y aceite de lino, un tipo de preparación que aparece en numerosas obras de Da Vinci y su taller. El primer estudio de reflectografía infrarroja y el examen de la superfice con luz rasante permitieron descubrir la existencia de un paisaje bajo el fondo negro que cubría el contorno de la figura humana. Los análisis químicos les permitieron concluir que este fondo se trataba de un repinte no anterior a 1750 y que existía una capa orgánica que lo aislaba físicamente de la pintura original preservándolo en óptimas condiciones. Sobre la autoría existen indicios aún no concluyentes sobre que se puede situar en un estilo milanés muy parecido al desplegado por los discípulos más próximos de Da Vinci, Franscesco Melzi o bien Andrea Salaï. González Mozo explicó que resultó una sorpresa ir descubriendo en el proceso a que sometieron la obra, que la elaboración repite los mismos trazos que Da Vinci. “Tanto el dibujo como las correcciones que iba haciendo Leonardo las iba repitiendo el autor de la copia del Prado. Sólo lo puede hacer alguien que está trabajando al lado de Da Vinci”, explicó. Por tanto, la obra permite conocer más a profundidad “cómo trabajaba el taller de Leonardo da Vinci”, porque permite conocer detalles a mayor profundidad. El especialista Miguel Falomir explicó que después de su gira francesa, la copia de La Gioconda regresará a España a fines de junio. Los especialistas explicaron el proceso de restauración y retirado de la capa negra que cubría el paisaje, y coincidieron que este descubrimiento permitirá iniciar un estudio más profunda de la mítica obra de Leonardo da Vinci.

Comentarios