Malkovich y los 50 años del Día Mundial del Teatro

jueves, 15 de marzo de 2012
MÉXICO, D.F. (apro).- En un mensaje conmemorativo por medio siglo del Día Mundial del Teatro que se celebra el martes 27 de este mes, el prestigiado actor, cineasta y productor teatral estadunidense, John Malkovich, destaca su fe en los actores “para superar las adversidades, la censura, la pobreza y el nihilismo”, retos que gran parte de la comunidad actoral “ciertamente deberá vencer”. Personaje elegido por el Instituto Internacional del Teatro (ITI, por sus siglas en inglés) para leer su mensaje anual el próximo martes 27, durante la noche de gala en la sede de la Organización de las Naciones Unidas para la Cultura, las Ciencias y las Artes (Unesco) de París, Francia, el discurso completo de John Malkovich destaca: “Es para mí un honor que el ITI de la Unesco me haya solicitado enviar este saludo en conmemoración de los 50 años del Día Mundial del Teatro, por lo que ahora dirigiré mis breves anotaciones para mis colegas, artistas teatrales, camaradas y amigos. “Deseo que su trabajo sea atractivo y original. También espero que sea profundo, emocionante, contemplativo y único. Que nos ayude a reflejar la cuestión de lo que significan los seres humanos, y asimismo, que esta reflexión goce de las bendiciones del corazón, de la sinceridad, del candor y de la gracia. “Ojalá que su labor teatral sirva para superar las adversidades, la pobreza y al nihilismo, tal como muchos de ustedes ciertamente se verán en la obligación de vencer. “Que ustedes posean la bendición del talento y del rigor para enseñarnos los latidos del corazón humano palpitando en toda su complejidad, y tengan la humildad y la curiosidad para crear el trabajo que han de forjar a lo largo de toda su existencia. “Y que lo mejor de ustedes mismos (pues sólo será lo mejor de ustedes y aún entonces, sólo durante los instantes más raros y efímeros) logre el triunfo al responder a la interrogante básica acerca de ‘¿Cómo es que vivimos?’ Dios mediante, espero que lo consigan: John Malkovich.” El Día Mundial del Teatro fue creado por el ITI hace medio siglo y desde entonces se festeja a fines de marzo. El primer mensaje en conmemoración de esta fecha fue emitido por el dramaturgo francés Jean Cocteau desde Helsinki, Finlandia, en 1962. El escritor guatemalteco Miguel Ángel Asturias lo hizo en 1968, y en 1971, el poeta chileno Pablo Neruda. Las palabras del mensaje en 2006 correspondieron al director teatral mexicano Víctor Hugo Rascón Banda (Santa Rosa de Uruachi, Chihuahua, 6 de agosto 1948-DF, 31 de julio de 2008), creador de Los ejecutivos, La mujer que cayó del cielo, Contrabando, Tina Modotti, Homicidio calificado, Valquiria tarahumara, Apaches y Los ilegales, entre otras tantas obras de enorme éxito en México y Estados Unidos. “Todos los días deben ser días del teatro, porque en 20 siglos siempre ha estado encendida la llama del teatro en algún rincón de la tierra”, manifestó hace seis años Rascón Banda. “El teatro refleja la angustia existencial del hombre y desentraña la condición humana. A través del teatro no hablan sus creadores, sino la sociedad de su tiempo… “La tecnología intentó convertir al teatro en fuego de artificio o en espectáculo de feria. Hoy asistimos a la vuelta del actor frente al espectador. El arte escénico está dejando de contar historias para debatir ideas. El teatro conmueve, ilumina, incomoda, perturba, exalta, revela, provoca, transgrede. Es una conversación compartida con la sociedad… “El teatro tiene enemigos visibles: la ausencia de educación artística en la niñez, que impide descubrirlo y gozarlo; la pobreza que invade al mundo, alejando a los espectadores de las butacas y la indiferencia y el desprecio de los gobiernos que deben promoverlo… “Por eso el teatro tiene que ser más grande y mejor que la vida misma. El teatro es un acto de fe en el valor de una palabra sensata en un mundo demente. Es un acto de fe en los seres humanos que son responsables de su destino. “Hay que vivir el teatro para entender qué nos está pasando, para transmitir el dolor que está en el aire; pero también para vislumbrar un rayo de esperanza entre el caos y la pesadilla cotidiana…” Nacido el 9 de diciembre de 1953 en el estado de Illinois, el estadunidense John Malkovich visitó nuestro país hacia noviembre de 2008, como productor de la obra El buen canario, de Zach Helm, a escenificarse en el Teatro de los Insurgentes capitalino, con las actuaciones de Diego Luna, Daniel Giménez Cacho e Irene Azuela. “El teatro es lo que más me recuerda a la vida, es lo más orgánico para recrearla”, declaró entonces ante la prensa mexicana el protagonista de cintas como Las amistades peligrosas, La fuerza bruta, ¿Quién es John Malkovich?, La línea de fuego y En un lugar del corazón. A su vez, Teresa Eyring, directora ejecutiva del Theatre Communications Group (TCM), señaló: “El mensaje mundial de John Malkovich es una sentida convocatoria a la acción para todos los hacedores de teatro, en el sentido de renovar nuestro compromiso con la necesidad humana de esta labor. “La creciente participación en el Día Mundial del Teatro 2012 nos recuerda que dicho compromiso puede fortalecerse conectando nuestro trabajo local al movimiento de teatro, mismo que cada vez es mayor internacionalmente”.

Comentarios