Casa de "La Memoria Indómita" albergará vivencias de desaparecidos

jueves, 19 de abril de 2012
MÉXICO, D.F. (apro).- La Casa de la Memoria Indómita iniciará los trabajos de museografía y ordenamiento del archivo de fotografías, objetos y documentos históricos sobre las desapariciones forzadas de la guerra sucia, bajo la coordinación del Comité Eureka que encabeza la senadora Rosario Ibarra de Piedra. El edificio ubicado en la calle de Regina 26, en el Centro Histórico, que en 1923 funcionó como central de bomberos, luego como Cruz Verde y más tarde como morgue, ahora albergará la historia de los desaparecidos políticos de los últimos 40 años. En una ceremonia simbólica de entrega del edificio, el jefe de Gobierno del Distrito Federal, Marcelo Ebrard, afirmó que la Casa de la Memoria Indómita es el símbolo de gratitud de la Ciudad de México hacia los luchadores sociales desaparecidos en el país. Su labor, dijo, permitió forjar los actuales derechos y libertades que hay en el Distrito Federal. “Al luchar por lo que lucharon y han luchado, abrieron las posibilidades de que nosotros no vivamos con miedo, que podamos decir lo que pensamos, que podamos hacer lo que queremos, que podamos amar a quien se nos dé la gana, todas esas libertades tienen que ver con lo que ustedes sembraron”, destacó Ebrard Casaubón. A la entrega simbólica del edificio concedido en comodato por el GDF al Comité Eureka desde 2005, acudieron su presidenta, Rosario Ibarra de Piedra, sus compañeras de lucha Concepción Ávila, Reyna Santiago, Guillermina Moreno y Priscila Chávez, además de las hijas de la senadora, Claudia y María Rosario Piedra. La legisladora federal dijo sentirse satisfecha con ese espacio, ya que podrán contar a través del museo las historias de los desaparecidos de la guerra sucia y de quienes luchan para que los devuelvan con vida. También, dijo la activista, demostrará que en el país hay desaparecidos de los que no se quiere hablar. "Estoy muy contenta y al mismo tiempo me llena la tristeza, porque han pasado los años y no hemos encontrado a muchos desaparecidos. No sabemos dónde están", lamentó. En el acto también estuvieron presentes el secretario de Educación local, Salvador Martínez della Rocca, y la autoridad del Centro Histórico, Alejandra Moreno Toscano, quien destacó que el edificio que albergará el museo es un espacio público recuperado que enriquecerá la zona y ayudará a no olvidar a los desaparecidos. La Casa de la Memoria Indómita consta de mil metros cuadrados. El inmueble es propiedad del gobierno de la Ciudad de México, pero desde 2005 fue entregado en comodato al Comité Eureka, integrado por familiares de desaparecidos políticos. Los trabajos de rehabilitación del espacio público iniciaron en 2009 y estuvieron a cargo del Fideicomiso del Centro Histórico. La Casa contará con salas, cafetería y un auditorio de usos múltiples dedicado a los derechos humanos.

Comentarios