Fans de Dylan se dejan reconquistar con dosis de rock y folk

sábado, 12 de mayo de 2012
MÉXICO, D.F. (apro).- Siete mil dylanianos se reunieron en el primer concierto, de dos, que da el intérprete de The times they are a-changin y Blowin in the wind en el auditorio Pepsi Center de la Ciudad de México. Pocos bailaron las rolas, algunos las cantaron y otros sólo admiraron al compositor más influyente y prolífico del siglo XX. Para la gente que permaneció en la sala B (general), la cual costó 600 pesos, le fue difícil apreciar todos los movimientos de Dylan, quien por cuarta ocasión pisó el suelo azteca como parte de su gira Never ending tour (“La gira interminable”). Los asistentes a la sala A, cuyo precio fue de mil 980 pesos, le tomaron fotos y video con sus celulares sin parar aprovechando la cercanía con el artista que mezcló la música folclórica con acordes de rock. Y los del área C, con precio de mil 380 pesos, no se quedaron atrás, también, se llevaron en su móvil al poeta, quien en breve recibirá la Medalla de la Libertad de manos del presidente estadunidense Barack Obama, por ser “uno de los artistas más influyentes” y en vísperas de su cumpleaños 71, que será el 24 de mayo. Dylan, sobre una sencilla escenografía, hizo un breve recorrido musical por sus cinco décadas de historia artística. El momento más candente fue sin duda cuando tocaba su armónica y uno de sus músicos hacía sonar su requinto a todo su esplendor. La poca luz del nuevo auditorio se prestó para el estilo del cronista informal de los conflictos estadunidenses desde 1960. Dylan no se distrajo con nada. No ofreció ningún mensaje a sus seguidores. Ni una palabra soltó. Sólo, con su típico sombrero, se dedicó a tocar y cantar. Dejó que la gente creara su propio ambiente. Su voz áspera con las formas tradicionales del folk conquistaron de nuevo a los que lo admiran. Carlos Carrillo, un fan de Puebla, emocionado, repartió volantes donde se lee: “Bob Dylan pa’diputado.” Justo cuando están muy reñidas las campañas de los presidenciables. En realidad, es una convocatoria para que los dylanianos acudan el 25 de este mes al Auditorio Sergio Pitol, Casa del Escritor (5 Oriente 2001, Centro Histórico de Puebla), a las 17:30 horas en la conferencia, donde participarán el cantautor poblano Carlos Arellano, Roberto Corea y Alejandro Hernández, quienes hablarán de la música y la poesía de Dylan, entre otros temas. Ese mismo día a las 21:00 horas, habrá una tocada homenaje a Dylan en Musa Cultura (3 Sur 504, Centro Histórico de Puebla). También se invita a músicos y cantantes a la grabación de un disco tributo a Dylan. Para más información sobre este proyecto se puede entrar a http://www.facebook.com/bluesmanproducciones y contactarse al e-mail caqrloscc63@yahoo.com.mx. El final del concierto fue sin un adiós, sin un hasta luego. No obstante, hubo satisfacción en el público. No hubo críticas negativas para Dylan. Como dijo un joven seguidor a la salida del concierto: “No se le puede reclamar nada a Dylan…” –¿Por qué no? “Porque… es Dylan”.

Comentarios