Campeonato del mundo Anand-Gelfand: Nada para nadie aún

jueves, 17 de mayo de 2012
MÉXICO, D.F. (apro).- Hace apenas pocos días comenzó el Campeonato Mundial de ajedrez en Moscú, en una sala de arte, cuyo dueño es un millonario ruso. Juegan Viswanathan Anand (India), el campeón actual, y el retador, Boris Gelfand (Israel). Hay una bolsa como de dos millones de dólares, que se repartirán en un 60%-40% (ganador-perdedor), y en donde jugarán apenas 12 partidas, más algunas de desempates si es que la igualdad no se rompe en el transcurso del encuentro. Anand es un jugador extraordinario y probablemente merezca estar entre el grupo de los grandes campeones del mundo. Ganó el título en México, en el 2007, y al año siguiente lo defendió frente al aguerrido Vladimir Kramnik, de Rusia, en donde Anand demostró una altísima preparación para el encuentro y venció en más de una partida en forma brillante. Después de este triunfo, Anand disputaría dos años después un match contra Vesselin Topalov (Campeón del Mundo en el 2005, en el torneo de San Luis, Argentina), el cual dice el mismo Anand fue el encuentro más emocionante, duro y difícil de toda su carrera. Topalov es un deportista de alto rendimiento que no concede tablas a nadie, sino que juega hasta exprimir literalmente la última gota de cada posición. En este encuentro, que fue muy reñido, en la última partida, Topalov cometió un serio error y Anand tuvo que hallar en más de una ocasión la única jugada que llevaba al triunfo. Fue una partida extraordinaria y Topalov se defendió como los grandes, pero ni así pudo ante la precisión del campeón de la India. Ahora se enfrenta una vez más por el título mundial, con el israelí Boris Gelfand, quien ganase la Copa Mundial el año anterior y por ende, se convirtiese en el candidato oficial para retar al campeón en turno. Gelfand es un gran maestro de elite, aunque se encuentra en el lugar 25 del Mundo. Anand, curiosamente, no es el mejor del mundo, es el cuarto o quinto, porque Aronian y el noruego Carlsen, encabezan el rating mundial. Sin embargo, si dejamos al lado este factor numérico, no se puede despreciar a ningún jugador que esté entre los mejores del planeta, como en el caso de Gelfand. Hasta el momento se han jugado cuatro partidas (de las doce pactadas), Y se mantiene la igualdad: 4 empates. Aparentemente Anand pudo haber ganado la tercera partida, que fue la más movida, en donde Gelfand se lanzó violentamente al ataque y consiguió una iniciativa duradera, aunque no exenta de errores. Tantos riesgos del israelí lo pusieron a la postre contra las cuerdas, pero halló recursos y conservó la igualdad en el tablero. Las críticas de los aficionados a los cuatro primeros empates no se han hecho esperar. Es claro que todos queremos “ver sangre”, y por ende, queremos que haya más lucha, que se desnivele el marcador y que se vean partidas emocionantes, llenas de combinaciones, celadas y trucos maravillosos. Es evidente que apenas se está tentando el terreno pero llevan la tercera parte del match y pienso que nadie quiere ver a un campeón del mundo dilucidándose en partidas rápidas si es que en las 12 oficiales no gana nadie. Como sea, hay que seguir este encuentro porque se dice fácil, pero incluso en los empates, hay que trabajar mucho para que las cosas no se desnivelen. Aparentemente Gelfand ha hecho un buen trabajo de aperturas y por el momento no parece tener muchos problemas, pero no podemos asegurarlo. El ajedrez es tan difícil que en cualquier momento un pequeño error puede desnivelar los cartones. Estaremos muy pendientes de lo que pase.

Comentarios