Campeonato Mundial de Ajedrez 2012: Nada para nadie

martes, 29 de mayo de 2012
MÉXICO, D.F. (apro).- De las doce partidas que se deben jugar para dirimir al Campeón de la Federación Internacional de Ajedrez, entre Boris Gelfand (Israel) y Viswanathan Anand (India), se han realizado ocho, con el siguiente resultado: seis empates y un triunfo para cada jugador. Gelfand y Anand jugaron las seis primeras partidas en plan de “boxeo de sombra”, midiendo al rival, tirando uno que otro golpe por acá, otro por allá, sin arriesgar mucho, simplemente buscando mantener una posición razonable para ser jugada. Quizás la partida 3 fue el primer toque de que algo podía pasar. Gelfan sacrificó un peón por la iniciativa y el ataque, pero Anand aguantó fríamente los embates del israelita. Sin embargo, cuando tenía 5 minutos para hacer unas seis jugadas, cometió una fea imprecisión y no pudo entonces vencer a su contrario, que sacó un estupendo empate, considerando que desequilibró la lucha para buscar el triunfo. Finalmente en la séptima partida, Gelfand jugó una brillante partida posicional y dejó mal parado al Campeón del Mundo, que a pesar de su vasta experiencia nada pudo hacer para activar sus piezas y en un momento determinado se decidió todo. Gelfand se lanzó al ataque de mate, ignorando prácticamente las amenazas de Anand. E hizo bien, porque el de la India tuvo que rendirse cuando su rey iba a ser ejecutado en dos jugadas. De pronto Gelfand se ponía encima del marcador y esto crearía todo género de rumores sobre la actuación del actual monarca, Vishy Anand. Kasparov, que estaba de visita en el Mundial de Ajedrez, que se juega en Moscú en una galería de arte, comentó que veía a Anand sin gas, sin motivación, asunto que resulta fundamental en el ajedrez de elite. Garry fue bastante duro en su crítica a su colega, pero esto no parece haber hecho mella en el espíritu del aún campeón del mundo. Tan es así que se inició la octava partida pensando que Gelfand buscaría al menos mantener la igualdad y empezar a presionar a Anand a arriesgar más, si pretendía mantener su título. Pero no fue así, el llamado “tigre de Madrás” (lugar donde nació Anand) jugó una inspirada partida de ataque y Gelfand mostró no estar a la altura en el cálculo de variantes. En una línea muy peligrosa, de unas cinco jugadas (nada terriblemente difícil para un jugador de la categoría de Gelfand), el retador cometió una pifia espantosa y Anand casi de forma instantánea, casi sin tener que meditar sus jugadas, le atrapó la dama a su rival, que abandonó en tan sólo 17 jugadas. Tal vez la partida más corta en lo que se refiere a campeonatos mundiales. De pronto el Campeonato Mundial parece haber regresado a la vida. Faltan cuatro partidas pero la tensión a la que están sometidos los jugadores es sin duda enorme y cada partida que pasa la situación se pone aún más tensa. No es casualidad que después de las seis primeras partidas, los rivales finalmente hayan visto errores de su antagonista lo suficientemente importantes para vencerlo. En mi opinión ahora sí la tensión será mayúscula. Gelfand buscará al menos no perder al iniciar la novena partida. Si perdiese entonces es probable que el match esté sentenciado. El ajedrez de Anand es muy sólido, casi sin errores y lo que le pasó en la séptima partida le puede pasar a cualquiera. Estaremos esperando el final del encuentro y veremos si Viswanathan Anand logra defender con éxito por cuarta vez su título mundial o si de pronto Gelfand sorprende venciendo al favorito. Las partidas pueden seguirse en varios sitios, el más popular (con valoración de las computadoras) es en la página de Susan Polgar: www.susanpolgar.blogspot.com).

Comentarios